Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un camino entre pucheros

Cabritu y verdinas, en Cañu

Elena González está al frente del restaurante-sidrería La Barca, en Cangas de Onís, con amplia oferta de cocina tradicional donde también los callos, las cebollas rellenas de carne o bonito y el higado encebollado tienen su protagonismo, junto con la sidra asturiana

Elena González Martínez-Cue en una de las mesas de su terraza en la sidrería La Barca, en Cañu (Cangas de Onís)

Elena González Martínez-Cue en una de las mesas de su terraza en la sidrería La Barca, en Cañu (Cangas de Onís)

María Elena González Martínez-Cué, natural de Cangas de Onís, lleva la hostelería en la sangre. Ella, que desde hace cuatro años está al frente de la terraza y el comedor en la sidrería La Barca en Cañu (Cangas de Onís), desde bien pequeñina supo lo que quería hacer en la vida. “Yo con siete años ya decía que quería tener un bar. Iba con una ilusión enorme a ver a mi güela y a mi tía Geli que tenían uno en Gijón ”, recuerda esta joven que es el vivo espíritu del amor por la profesión .

Verdinas con pulpo, uno de los platos de su menú de fin de semana. Ana Paz Paredes

Ella, que ya empezó muy joven en hostelería, cuenta además con su hermano Daniel, propietario del local, y con su madre Mele Martínez en la cocina, una profesional de los fogones que, en palabras de su hija, “es el pilar fundamental, el alma de este local”.

Comedor acristalado y con mucha luz en la sidrería La Barca. Ana Paz Paredes

Lo señala sonriente esta profesional que, al tiempo, recuerda a la güela Nori, que tanta buena cocina enseñó a su madre quien, a su vez, le rinde su particular homenaje siguiendo sus recetas como la de los callos, las cebollas rellenas o el pastel de cabracho. Y fundamental es también, frente a los fogones, la ayudante de cocina, Corina Xandru.

Cebollas rellenas de carne, una de las especialidades de este establecimiento cangués. Ana Paz Paredes

Durante la semana tiene un menú a diez euros con tres o cuatro primeros, tres segundos y postres que, llegado el fin de semana, asciende a 12 euros por ser más especial. Entre algunas de sus platos están las verdinas con pulpo, pote de berzas, fabes con almejas, patatas guisadas con marisco, garbanzos con callos, ensaladilla rusa o de cangrejo.

Una de las mesas de la terraza con más demanda en la sidreria La Barca. Ana Paz Paredes

Otros platos de este menú de fin de semana, que va variando , son la ensalada templada con setas, jamón y queso manchego, cachopo de ternera, churrasco a la plancha, cordero al horno, bacalao a la vizcaína, lubina a la plancha y postres con la tarta de queso, la de la abuela o el arroz con leche, todos caseros.

Cabritu guisau, una de las especialidades del restaurante sidrería La Barca. Ana Paz Paredes

En cuanto a sus especialidades, en carta, uno de sus platos con más demanda es el cabritu guisau, los callos, manos de gochu, las cebollas rellenas de bonito o de carne, hígado encebollado, las mollejas de lechazo y el pastel del cabracho.

La terraza del local, asomada a la carretera en Cañu. Ana Paz Paredes

Entre los nuevos platos que estrenan este verano están las zamburiñas, cachopo de merluza en salsa verde, filete al quesu y el revuelto de puerros y bacalao. La Barca cuenta con una zona de terraza que se agradece y también tiene aparcamiento. En verano abren todos los días. En estas fechas se aconseja llamar y reservar en el 984 06 16 80.

El restaurante sidrería La Barca en Cañu, Cangas de Onís. Ana Paz Paredes

Compartir el artículo

stats