Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un camino entre pucheros

La tradición gastronómica se sirve en Mestas de Ardisana, en un local con 118 años de historia

Julio Pontigo y su sobrino Arturo Pontigo son las cuarta y quinta generación, respectivamente, al frente del restaurante Casa Xico, un local de visita ineludible para comprobar lo rico que se cocina en el concejo de Llanes

Julio y Arturo Pontigo, tío y sobrino, posan junto a uno de sus hórreos. | A. P. PAREDES

Aunque el sol ponga luz al frío del invierno, quizá la sensación más placentera es abrir la puerta del restaurante Casa Xico, en el pueblo de Mestas, en pleno valle de Ardisana (Llanes), y empaparse con la calidez de la estancia, donde crepita la leña en la chimenea mientras los aromas a cocina sabia y buena inundan el comedor. Más que ir a comer a un restaurante tal parece que se entra uno en un lugar que le recuerda a una casa familiar, allá en el pueblo, una sensación que no es extraña si se contempla el inmenso mural, en la pared, que representa a todas las generaciones familiares que estuvieron al frente de este singular restaurante.

Verdinas con langostinos y gambas.

Julio Pontigo, al frente de la cocina, y su sobrino Arturo Pontigo, encargado de sala y comedor, son la cuarta y quinta generación que capitanea esta casa de comidas tan querenciosa como popular entre sus clientes más fieles que, año tras año, van en considerable aumento.

Torto con huevo y chorizo frito, uno de sus platos tradicionales. Ana Paz Paredes

“Esto lo fundó mi bisabuelo Francisco Concha en 1904, conocido como Xico, como bar-tienda. Luego pasó a manos de su hija María Josefa; posteriormente a la hija de esta, Aurina Con, y mi hermano Ángel, y ahora lo llevamos nosotros. En todos esos 118 años pasó por una importante renovación, como la del interior en 2004, ampliándolo y mejorándolo. En los últimos años también contamos con dos preciosas terrazas bajo los hórreos, asomadas al río San Miguel”, dice Julio.

Cebollas rellenas de bonito.

No cabe duda que, disfrutar del aire, el entorno y del sonido de la naturaleza y el río son otro aliciente más para comer en las terrazas habilitadas al efecto, en el bar Casa Xico. No faltan las estufas aunque, en cuanto se empiezan a probar las especialidades que allí se sirven, se entra pronto en calor. Tanto por la amabilidad de quien lo sirve como por el contenido de unos pucheros bien cocinados.

Una de las acogedoras mesas del comedor de Casa Xico. Ana Paz Paredes

Quienes prefieran el interior, cuentan con dos comedores. Uno más amplio arriba y otro más pequeño abajo. En este último cobra protagonismo tanto el gran mural que refleja a todas las generaciones que sacaron adelante este local, una gran mayoría mujeres, así como una chimenea que es un espectáculo caldeando el ambiente.

Verdinas con pulpo. Ana Paz Paredes

En Casa Xico lo que se sirve es pura tradición, manteniéndose fieles a lo que, como Julio Pongito explica, “fuimos aprendiendo de nuestras abuelas y madres”. Grandes estrellas son sus platos de cuchara, en los que las verdinas son las grandes reinas: con compango y pantruque, con pulpo o con langostinos y gambas, además de la fabada tradicional con el compango que le caracteriza.

Exterior del bar restaurante Casa Xico en Mestas, en el valle de Ardisana (Llanes) Ana Paz Paredes

Tienen un menú degustación por 21,5 euros en el que, además de un entrante como aperitivo, se puede elegir entre cinco primeros, cinco segundos y postres. Además de los guisos ya citados, están también la tabla de quesos asturianos o de embutidos ibéricos, cebollas rellenas, patatas rellenas, cabrito guisado y tortos con huevo y chorizo o con queso.

Verdinas con compango donde no falta, entre otras cosas, el pantruque y morcillas de la zona. Ana Paz Paredes

Entre los postres sigue triunfando su maravilloso arroz con leche “requemadín”, además de la tarta de queso, la de la abuela o la de nuez.

Arroz con leche, una de las especialidades de la casa. Ana Paz Paredes

Abren sábados, domingos y festivos, además de julio y agosto el mes completo. Imprescindible reservar en el 985406080.

Julio y Arturo Pontigo en uno de los rincones más bonitos y "codiciados" de su establecimiento. Ana Paz Paredes

Antes o después de comer

Invierno en Gulpiyuri 

Viajeros en Gulpiyuri.

Este tiempo de invierno es el mejor para acercarse hasta la preciosa playa de Gulpiyuri, en Naves, con muchos visitantes en verano. Con buena luz se pueden hacer unas fotos preciosas y disfrutar de su silencio.

Ruta del Camín Encantáu

Escultura de “La castañera”.

Es una de las más populares del concejo de Llanes y transcurre por el valle de Ardisana. De unos 9 kilómetros, se inicia en La Venta y a lo largo del tramo se descubren diversas esculturas de la mitología asturiana. 

Museo Etnográfico

Museo Etnográfico del Oriente.

Se encuentra en Porrúa. Además de reproducir la casa campesina tradicional del Oriente, tiene una interesante exposición sobre los tejeros de Llanes. Hacen también visitas guiadas. Teléfono: 985402547.

Compartir el artículo

stats