Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un camino entre pucheros

Innovadora tradición en Posada de Llanes

El restaurante Leypon renace de manos de José Roberto y Esteban Amieva, que lo convierten en un local moderno con una cocina que sorprende y donde se recuerda con cariño a sus antiguos fundadores

José Roberto Amieva Amieva (sentado) y Esteban Amieva Heras, en el interior del restaurante Leypon. Ana Paz Paredes

La innovación, el cambio, la puesta en escena adaptada al siglo en que vivimos, pero sin por ello olvidar a quienes forjan la tradición culinaria de muchos locales, no tiene por que ser frías. El restaurante Leypon, en Posada de Llanes, es un ejemplo de todo lo contrario.

Aquel bar sencillo y querencioso que se ganó merecida fama gracias al buen hacer de Jacinto, Luchi y el hijo de ambos, también de nombre Jacinto, y que cerró sus puertas tras el fallecimiento del cabeza de familia, reabrió con más fuerza y atracción que nunca el 20 de mayo de 2021 de la mano de José Roberto Amieva Amieva y su sobrino Esteban Amieva Heras, ambos con sobrada experiencia en hostelería y hotelería en el oriente asturiano y que se asociaron para llevar este local.

Viejas fotos de la historia de Posada protagonizan las paredes del local. Ana Paz Paredes

“Yo conocía a la familia y me encantaba este bar. Para nosotros poder reabrirlo renovado y con un tipo de decoración, de ambiente y de cocina no visto en Posada, ha sido una ilusión cumplida. Rendimos homenaje a sus fundadores, de hecho su retrato figura en una de las paredes del local junto con imágenes antiguas del pueblo, y teniendo como base la tradición ofrecemos una cocina innovadora, distinta, sugerente y atractiva”, explica Esteban, que no tiene más que elogios para el equipo que trabaja en Leypon y donde su cocinero, Orlando Serrano, disfruta elaborando platos con tanta personalidad como atractivo.

Una de las mesas con más demanda en el restaurante Leypon. Ana Paz Paredes

Cuando las luces se encienden y es hora de preparar el local para recibir a los clientes, puede decirse que comienza el espectáculo donde quien tiene la batuta, en este escenario gastronómico, es José Roberto Amieva Amieva, profesional de la hostelería que lleva toda la vida ejerciendo un oficio que ama y conoce a la perfección, como su propio sobrino explica.

"Mi tío es el propietario del restaurante La Chopera, en Cardoso, un establecimiento más grande y distinto a éste, que ahora regenta su hijo", explica Esteban con palabras no exentas de admiración y de cariño.

Pulpo braseado con boletus y crema de patata trufada. Ana Paz Paredes

Sin duda que, quien conoció el viejo Leypon, se va a sorprender mucho con su nuevo aspecto y, al mismo tiempo, con lo que se guisa en sus fogones y se sirve en las mesas de su atractivo comedor. La renovación del local, el trabajo de interiorismo y cuantos detalles lo definen hoy como un restaurante único en su especialidad en Posada de Llanes, corrió a cargo de Esteban Amieva.

"Yo tenía muy clara la teoría de lo que queríamos hacer aquí pero al final las cosas no son tan fáciles, pero lo conseguimos. Hicimos la reforma en los meses de febrero, marzo y abril de 2021. La mayoría de los cambios en sala son decorativos, quitando la cocina que se cambió totalmente".

El comedor del restaurante Leypon, desde otro ángulo del local. Ana Paz Paredes

Justo en la pared superior bajo la cual se observa su cocina abierta, recordando a quienes tanto años regentaron este local, hay dos retratos. Los de Jacinto y Luchi. "Creo que es importante que no perdamos nuestros referentes. Ellos hicieron la historia de este local y pensé que, a modo de homenaje, lo mejor sería poner sus retrasos presidiendo el comedor", reseña de nuevo Esteban Amieva.

Detalle de una de sus elaboraciones más demandadas: migas de borona, crema de maíz, foie y huevo poché. Ana Paz Paredes

En "El Leypon", como siempre lo llamó todo el mundo, se pueden saborear elaboraciones como las migas de borona, crema de maíz, foie y huevo poché; taco de langostinos, crema de aguacate y cebolla roja enchilada; el revoltijo de sabadiegos de Noreña, alcachofa y mini tortos de maíz; pulpo braseado con crema de patata y boletus; costillas de angus glaseada en su jugo y cremoso de zanahoria, y el lomo de bacalao con guiso de manitas en salsa vizcaína.

También apetecen otras elaboraciones como el gofre de patata brava, el secreto de cerdo ibérico, el tomatito relleno de un tartar de salmón y mostaza a las finas hierbas o el puerro confitado con salsa holandesa, oricios y salicornia.

Jacinto y Luchi, los antiguos propietarios y cuyos retratos presiden el restaurante Leypon. Ana Paz Paredes

No faltan platos de cuchara como la fabada, verdinas con marisco o el pote asturiano con repollo junto con la caldereta de patatas y langostinos o las patatas a la importancia con almejas. En este caso se recomienda preguntar por los guisos tradicionales de ese día. En carnes, ahí está también la paletilla de cabritu, el entrecot de lomo bajo o el solomillo de vaca en su jugo y foie.

En pescados, a destacar la lubina y el pixín, junto con el bacalao citado, mientras que en postres ahí está la crema de arroz con leche caramelizada, la torrija de manzana o el tocinillo de cielo y cítricos, por citar tres.

Al fondo del local se puede ver al personal trabajando en su cocina abierta. Ana Paz Paredes

No existe un menú al al efecto siendo los propios clientes quienes pueden optar a elaborarlo sobre la marcha. Así lo explica Esteban Amieva: "a medida que fuimos conociendo las preferencias de los clientes, que nos iban pidiendo más cosas, fuimos introduciendo un menú degustación que no está en carta como tal. Es el propio comensal quien lo elabora, seleccionando entre tres o cuatro primeros y tres o cuatro segundos, junto con los postres. El menú degustación largo, el extenso, es a 53 euros", señala.

Recuerda también este profesional que trabajan mucho el pescado del día y que ofertan la posibilidad de prepararlos por encargo. "Cada vez son más las personas a las que, por ejemplo, les apetece un besugo al horno o una lubina, por citar apenas dos, y se lo preparamos como nos pidan previo encargo".

Pulpo braseado con base de crema de patatas y boletus y migas de borona con crema de maiz, foie y huevo poché. Ana Paz Paredes

Cierran los domingos tras la comida y el lunes día completo. Martes, miércoles y jueves abren para comidas mientras que el viernes y el sábado también dan cenas. Noviembre cierran el mes completo por vacaciones.

Con espacio para 40 comensales se hace necesario reservar en el 985408055 o bien a través del correo de su página web.

Uno de los detalles que le dan su personalidad al actual restaurante Leypon. Ana Paz Paredes

Compartir el artículo

stats