Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un camino entre pucheros

Llámpares en la playa de Xagó, también en invierno

Cocina familiar y con sabores asturianos hacen del bar Quevedo, a pocos metros de la hermosa playa gozoniega, un chigre de visita obligada para disfrutar de sus platos tradicionales además de pasar un buen día en la Naturaleza

Por la izquierda Virginia Heres, Geli García, José Manuel González, Marián y Ana González García, asomados en la terraza de su establecimiento.

En Asturias hay motivos suficientes para disfrutar de la tierrina los dos doce meses del año. Tal es así que, en cualquier momento, se pueden degustar platos muy nuestros, elaborados con recetas familiares pasadas de abuelas a madres e hijas y cocinadas con mimo y con sobrada experiencia en sus fogones.

Comedor del bar Quevedo en Xagó (Gozón). Ana Paz Paredes

Tal es el caso del bar Quevedo en Xagó (Gozón), donde quien manda en la cocina es Geli García Heres, “gozoniega de pura cepa”, como ella misma se define. Además, su madre Virginia Heres, aunque hace años que está retirada y que es quien le transmitió buena parte de sus saberes y secretos como guisandera de toda la vida, de vez en cuando se pasa a asesorar y charlar con sus clientes de siempre.

Llámpares en el bar Quevedo, en Xagó (Gozón) Ana Paz Paredes

Virginia es la "conocedora" y transmisora de esos ingredientes singulares que hacen que desde hace años sea también su hija, Geli, la que cocina "unes llámpares" que se quedan para siempre en la memoria del paladar y de estómagos agradecidos. Les llámpares y la carne asada. Famosos son los bocadillos de carne que se preparan en este local.

Detalle de la barra, en la zona del chigre. Ana Paz Paredes

El tándem se completa con José Manuel García, marido de Geli y padres ambos de Marián y Ana González García, quienes atienden en barra y en el comedor. “La idea de poner el bar fue de mi marido”, explica Geli. Y continúa: “ Nosotros vivimos en el pueblo, en Llodero. En el año 1981 empezamos a hacer sus cimientos. Este local lo hicimos entre toda la familia, lo levantamos con nuestras manos”, recuerda Geli, asomada a la terraza que dista apenas unos pocos eucaliptos de la preciosa y amplia playa de Xagó.

Ternera guisada acompañada de patatas fritas caseras y pimientos. Ana Paz Paredes

Aunque este chigre lo conoce mucha gente en verano, no tantos saben que, aunque el resto del año cierra de lunes a viernes, abre sábados y domingos, de ahí que sea un lujo poder comer en invierno algunas de sus especialidades en la zona del comedor, decorado con gusto por Marián aunque también hay quienes prefieren hacerlo en el chigre e inclusive en la terraza, que es amplia y cuenta con una zona atechada.

El chigre, en primer término, y al fondo el comedor. Ana Paz Paredes

Entre sus elaboraciones estrella están sus llampares, la carne asada y los callos. Además de entrantes variados como las croquetas caseras, chorizos a la sidra o tablas de embutidos o de jamón y queso. Cuentan con cinco tipos de ensaladas, además de parrochas, calamares, chipirones, zamburiñas (con honrada explicación diferencial entre zamburiñas y volandeiras), por citar algunos platos.

Una ración de su famosa tarta de zanahoria. Ana Paz Paredes

Hay más: su famoso rollo de bonito y bonito a la plancha (en temporada), cachopo tradicional, el platu de aldea (con huevos y chorizo de casa), pollo guisado, chuleta casera, escalopines al cabrales o su pack de hamburguesas. Importante destacar que las carnes de ternera son también de producción propia pues cuentan con una pequeña ganadería de asturiana de los valles. En su carta hay también platos veganos y vegetarianos, y disponen de pan para celiacos.

Pequeños detalles que dotan de calidez a su comedor. Ana Paz Paredes

En postres no hay que irse sin probar la tarta de zanahoria, la de frixuelos o la de chocolate y naranja. No se quedan atrás la de queso, la de la abuela, el flan casero o la tartaleta de frutas.

Y después de comer, si apetece echar una partidina al tute o al parchís porque fuera “está desapacible”, para eso está el chigre. ¡Qué mejor lugar..! Y si luce el sol, pues nada mejor que un paseo por la playa donde además, también en estas fechas, se puede lleva el perrín. Conviene llamar y reservar en el 985 54 09 69.

En primer término, Marián González García. Detrás su abuela Virginia y su madre Geli (sentadas) y de pie su hermana Ana y su padre José Manuel, en un rincón del comedor del bar Quevedo. Ana Paz Paredes

Recordar que, a excepción de toda la temporada de verano, en que suelen abrir todos los días a partir de mediados de junio, el resto del año sólo abren sábados y domingos, además de los días concretos de Semana Santa.

Compartir el artículo

stats