Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un camino entre pucheros: El lujo de comer en la terraza

El hotel rural Casa Lao, en Soto de Agues (Sobrescobio), apuesta por la cocina tradicional, donde mandan las carnes y los guisos con fundamento, además de los asados a la estaca en domingo

Lola Alonso y Aroa González, a la entrada de su terraza en Casa Lao, en Soto de Agues (Sobrescobio) Ana Paz Paredes

Uno de los grandes placeres que tenemos en Asturias cuando llega el buen tiempo, además de disfrutar de la inmensidad de su paisaje, es sentarse a comer en alguna terraza soleyera donde quien regenta el negocio, además de cocinar con sabiduría y con querencia, tiene un trato cercano y abierto.

Terraza en Casa Lao. Ana Paz Paredes

Tal es el caso de Lola Alonso Suárez y Aroa González Puerta. La primera, propietaria del hotel rural Casa Lao y quien atiende a la clientela, y la segunda, quien se maneja ante los fogones como una cocinera enamorada del oficio, algo que se refleja en lo que se sirve en las mesas. Además, y como guinda, en un pueblo precioso: Soto de Agues, en el concejo de Sobrescobio y de donde parte una de las rutas más guapas y conocidas del Parque Natural de Redes: la del Alba, también conocida como las Foces del Llaimo.

Hamburguesa especial Casa Lao, que tiene mucha demanda. Ana Paz Paredes

Recuerda Lola a Wenceslao, el abuelo, cuyo nombre abreviado, Lao, identifica su establecimiento. Fue él ganadero, un oficio que ella continúa tras haberlo hecho también su madre, al frente de una ganadería de asturiana de los valles, de ahí que buena parte de la carne que se sirve en su local más que de kilómetro cero sea de centímetro cero, pues no puede ser más de casa que la suya propia.

Cordero a la estaca y otras carnes, en Casa Lao. Imagen cedida por Casa Lao.

El bar, pequeñín, tiene su encanto, pero le superan las dos pequeñas terrazas tan acogedoras y con tan buenas vistas sobre el pueblo. Abren a todo el público de viernes a domingo, mientras que el resto de la semana las comidas y cenas son para los clientes del hotel.

Otra de las terrazas del hotel y restaurante Casa Lao. Ana Paz Paredes

No hay menú, pero sí una carta muy tentadora. Cebollas rellenas, fabada, pote asturiano, chuletones, picadillo con huevos y patatas, su famosa hamburguesa Casa Lao, sus cachopos singulares, callos caseros con patatas, croquetas de jamón, chipirones fritos, una refrescante ensalada de tomates y sardinas o patatas con alioli son algunas de las opciones culinarias que se pueden disfrutar.

Cebollas rellenas, otra de las especialidades de Aroa González, cocinera de Casa Lao. Ana Paz Paredes

Además, los domingos preparan allí mismo cordero a la estaca, junto con costillas de cerdo, criollos y pollo. Los chorizos, morcillas y demás embutidos son todos caseros. A destacar también las empanadas y bollas preñadas que elabora la cocinera, junto con una variedad de postres que tienen que tener en cuenta los más llambiones.

El arroz con leche, requemadín y con un poco de canela, no falta tampoco entre los postres de Casa Lao. Imagen cedida por Casa Lao.

Con el calorín, además, también ofertan actuaciones musicales en la sesión vermú. Imprescindible llamar y reservar, en fin de semana, en el 650228365.

Exterior del hotel rural y restaurante Casa Lao en Soto de Agues, en el parque natural de Redes. Ana Paz Paredes

Compartir el artículo

stats