Tartas de queso hay muchas. Es uno de los postres favoritos de muchas personas y versiones hay tantas, como gustos. En esta ocasión, proponemos una receta saludable, sin azúcar, muy fácil de hacer y que aprovecha los ingredientes de temporada. La clave de esta receta es endulzar la receta con calabaza. El resultado es una tarta con un ligero tono anaranjado y un sabor potente que nada tiene que envidiar a otras recetas.

Ingredientes

  • Una tarrina de queso crema
  • Tres huevos
  • Calabaza
  • Una cucharada de harina o maicena
  • Mantequilla para el molde
  • Galletas para la base
  • Una cucharada de canela

Tarta de queso y calabaza

Para empezar, hay que triturar las galletas con un poco de mantequilla (o leche de coco si se prefiere). Se puede hacer en un procesador de alimentos o metiéndolas en una bolsa y aplastándolas con un rodillo. Una vez hecha la masa de la base se pone en el molde, previamente engrasado con mantequilla, y se reserva en la nevera.

Hacer la tarta no tiene misterio: se baten todos los ingredientes hasta que quede una pasta casi líquida y se vuelca en el molde reservado en la nevera.

A continuación, hay que hornear la tarta a 175º con calor arriba y abajo durante media hora. Después, bajar un poco la potencia y dejarlo diez minutos más. Para comprobar si está hecha basta con pincharla con un tenedor y ver si sale limpio.

Como acompañamiento a esta tarta, se puede poner un poco de yogur y unas frutas, una bola de helado o cubrirla de alguna mermelada o sirope.