Si bien a lo largo de los últimos meses numerosos científicos y nutricionistas se han esforzado en redes sociales en intentar que calara la idea de que no existe ninguna receta mágica para perder peso más allá de que la única manera de adelgazar con salud es caer en un déficit calórico (consumiendo más calorías de las que se consumen), a día de hoy algunos estudios con contrastada eficacia han descubierto que hay algunas infusiones que te pueden ayudar en una tarea que no es sencilla a día de hoy y menos si se tiene en cuenta que vivimos en un momento de confinamiento en el que es más que complicado sacar un solo minuto para hacer ejercicio.

El té azul, también denominado oolong se ha puesto de moda por su amplia gama de propiedades, que van desde ayudar a bajar peso hasta cuidar enfermedades y mejorar nuestra salud. Entre sus beneficios cuida la salud cardiovascular y es fundamental para prevenir el hígado graso.

Lo primero que tienes que tener claro es que si empiezas a beber infusiones tendrás menos momentos para consumir bebidas calóricas y azucaradas por lo que, al restar esas calorías vacías que ingieres con determinados líquidos, será más fácil que pierdas peso.

Además un reciente estudio ha demostrado que un número bastante importante de gente con sobrepeso que bebía té alguno de sus extractos perdió más peso que el que no lo bebía. En el citado artículo se comenta, por ejemplo, que un estudio reciente de la Uniersidad de Oklahoma reveló que la gente que bebía té perdió casi un kilo más que la gente que no lo hacía durante el primer mes en el que empezaron a controlar su dieta. Además y lo que es casi más importante para los estudios científicos sobre la pérdida de peso muchos de los que consiguieron reducir los números de la báscula atacaron a la obesidad allí donde precisamente más les interesaba: en la grasa abdominal que fue la que más se redujo de todas.

Si algo preocupa tanto en el sexo femenino como en el masculino a la hora de perder peso eso es sin duda la barriga. Es allí donde muchos se fijan cuando quieren adelgazar aunque este verano no haya demasiada playa en la que lucirse.