En muchas ocasiones damos por finalizada la vida útil de una sartén cuando comienza a pegarse. Pero no tiene por qué ser así. Siguiendo este sencillo truco conseguirás que vuelva a ser antiadherente.

El truco es el siguiente. Comenzamos poniendo la sartén en el fuego y echándole un buen puñado de sal gorda. La suficiente como para cubrir totalmente la base. Según va cogiendo temperatura, debemos ir moviéndola, hasta que comience a chisporrotear y a tostarse. En ese momento quitaremos la sal (se aconseja no tirar directamente a la basura, porque quemaría la bolsa) y quitamos la sartén del fuego.

Debemos dejar reposar la sartén durante unos minutos, hasta que esté templada. En ese momento debemos echarle un chorrito de aceite y extenderlo. De esta manera, la sartén volverá a ser antiadherente.

Este truco se ha hecho viral en las redes sociales por su eficacia. "Está genial, porque no está la cosa para andar tirando sartenes", celebran algunos usuarios.

Eso sí, advierten que la eficacia de esta técnica es temporal, pues después de lavar la sartén vuelve a pegarse, por lo que habría que repetir el proceso siempre antes de utilizarla.

@marisolizqui #parati #foryou #reaccion #reaction #marisoliztiktok #viral #tiktokglobal #tiktokmundial #consejodeldia ♬ Laughing - Gianluca Marino

Cómo limpiar tu sartén

El culo o la parte trasera de las sartenes es una de las zonas en las que más suciedad se acumula, al ser una parte que entra en contacto con alimentos a muy alta temperatura. Por eso, limpiarlo puede convertirse en un auténtico drama. Esta sencilla fórmula puede ahorrar mucho tiempo y frustración a la hora de hacerlo.

Para llevar a cabo esta técnica tan sólo hay que seguir unos sencillos pasos con elementos que puedes encontrar en cualquier cocina. Sólo hay que disponer de los siguientes ingredientes: sal, bicarbonato, detergente y papel de cocina.

Te explicamos en 30 segundos el truco para que la comida quemada no se pegue en ollas y sartenes

Te explicamos en 30 segundos el truco para que la comida quemada no se pegue en ollas y sartenes A.D.

Lo primero que debemos hacer es llenar de sal el culo de la sartén. Una vez hecho, debemos cubrir la zona con bicarbonato. Posteriormente se aplican unas gotas de detergente y se esparce todo bien.

Conseguido esto, hay que cubrirlo todo con papel de cocina y rociarlo con vinagre de limpieza. Lo dejamos reposar durante 30 minutos y limpiamos. La suciedad se irá con total facilidad y el culo de la sartén quedará como nuevo.