La lechuga es uno de los productos frescos que más rápido se estropean. Eso es, fundamentalmente, porque la humedad acelera su proceso de putrefacción. Siguiendo este truco podrás conservar la lechuga en perfectas condiciones en la nevera durante semanas.

Lo primero que debemos hacer para seguir este sencillo truco doméstico es picar la lechuga. Aquí, una técnica a recomendar. Ponemos la lechuga boca abajo, le clavamos unas tijeras en la base para usarlas como apoyo, y cortamos.

Una vez cortada la lechuga, la lavamos con agua y secamos. Lo ideal es usar una centrifugadora de lechuga y rematar el proceso con papel de cocina. De no tenerlo, lo aconsejable es usar un escurridor y papel de cocina.

Una vez tenemos la lechuga picada y seca, la introducimos en un tarro de cristal. Al final colocamos un trozo de papel de cocina y cerramos el bote.

Para conserva la lechuga, debemos colocar el bote en la nevera boca abajo. De esta manera, la lechuga estará en perfectas condiciones durante semanas.

@laura.lopez.mon LECHUGA FRESCA 1 MES‼️ #lechuga #lettuce #lettucelover #conservaralimentos #conservarverduras #aprendeentiktok #tiktokfood #cocinaentiktok #foodietiktok #howto #learnontiktok #tiktokchef #trucosdecocina #hacksdecocina #tipsdecocina #kitchenhack ♬ Still Not a Player (Remix) (Instrumental) - Big Pun

Cómo conservar tus alimentos una vez cocinados

Programar el menú semanal es una buena idea no sólo para llevar una dieta equilibrada, sino también para ahorrar en la cesta de la compra. Para ello, conservar adecuadamente las elaboraciones es fundamental. Y para ello, el vacío es el rey.

Para envasar comida al vacío necesitaremos tarros de cristal. Lo primero que hay que hacer con ellos es limpiarlos a fondo y ponerlos a remojo con agua calienta para quitarles las etiquetas. Una vez superado este paso, hay que esterilizarlosPara ello nos ayudaremos del microondas. Meteremos allí los botes con un poco de agua durante un par de minutos.

Para conservar los alimentos envasados al vacío lo que debemos hacer es rellenar los botes con la comida recién cocinada, cuando aún está muy caliente. Acto seguido debemos cerrar los botes y ponerlos boca abajo para que se vaya el aire.

Con ciertos productos, como las verduras asadasrequieren poner los botes al baño María para que hagan el vacíoSi bien, las conservas no son un método de conservación infalible. Por ello, si al abrir el bote no hace un "pop" o notamos algún tipo de sabor extraño, lo mejor es tirar ese plato. Asimismo, hay que tener en cuenta los riesgos que conlleva este método. La bacteria botulínica es uno de los principales. Para eliminarla lo ideal es llevar los botes a 120 grados centígrados. Guardar los envases a un temperatura inferior a los 5 grados también es otra opción recomendable.

"Es mejor que el táper", destacan algunos usuarios de este método, a través de las redes sociales.