Lo más normal cuando usamos mucho un producto determinado es que, tarde o temprano, termine por romperse. A menudo sale más rentable hacerse con artículos con mayor calidad y composición en cuanto a materiales un poco más caros, pero que a la larga resultarán más rentables que las marcas más baratas del mercado. Por suerte, en la mayoría de las tiendas existen varios modelos disponibles que se adaptan a las características y la inversión que quiere hacer cada uno.

La mayoría de las ocasiones en las que nos hacemos con un móvil nuevo suele incluirse un cargador dentro de la caja. Sin embargo, pueden ocurrir incidentes que provoquen que el cable termine pelándose y no funcione correctamente, o la base deje de alimentar al teléfono. Este segundo es mucho más complicado de solucionar; por eso, puedes optar por reutilizar el del móvil anterior y ahorrar dinero. En el caso del cable, existen varios métodos para evitar tener que comprar uno nuevo. Y es que en muchas ocasiones el problema está en que el cable está doblado en algún punto y requiere de algún refuerzo para que vuelva a dejar paso a la corriente sin interrupción.

La primera de estas soluciones y la más económica -ya que seguramente no tengas que invertir nada de dinero- es la de rodear la zona con cinta aislante. De la misma manera puede utilizarse un cordón de zapato -o d cualquier otra prenda-. Tan solo tienes que cortar un trozo lo suficientemente largo para que, al envolverlo en el cable, cubra la zona correctamente. Después, refuérzalo con un nudo. Aun así, hay que tener en cuenta que si está muy perjudicado, es preferible tirarlo y evitar riesgos.

Últimamente se ha puesto de moda otra alternativa distinta que pasa por otorgarle un toque estético al cargador. En páginas como Amazon podrás encontrar estos protectores de la cabeza final del cable -la que se conecta al móvil-, como un paquete con nueve distintos de formas variadas: perros, peces, conejos, ovejas, tortugas, etc. por 9,99 euros. También está disponible una solución muy similar, aunque una estética menos llamativa. Se trata de unas cubiertas protectoras de colores que además cuentan con descuento en este momento. Su precio es de 10 unidades y tiene un coste de 3,24 euros