08 de diciembre de 2018
08.12.2018

Cómo limpiar tus zapatillas blancas para que parezcan nuevas

Te enseñamos cómo puedes dejar listos tus playeros preferidos

08.12.2018 | 15:32
Cómo limpiar tus zapatillas blancas para que parezcan nuevas

Limpiar zapatos, zapatillas o playeros es muy ingrato, pero queremos echarte una mano a la hora de dejarlos como si fueran nuevos. En esta ocasión nuestros mejores aliados serán de nuevo el bicarbonato y el vinagre blanco. Su uso además es anti bacteriano y quita el mal olor que dejan al utilizar los playeros una y otra vez. Esta es la mezcla que vamos a realizar

Ingredientes:
½ taza de vinagre blanco
¼ taza de bicarbonato de sodio
1 cepillo

Mezclamos el vinagre y el bicarbonato y esperamos a que desaparezca la espuma que se formará al contacto de una sustancia y otra. Después debemos frotar las zapatillas con un cepillo y la mezcla resultante. Tras cepillar bien debemos dejar actuar el producto que hemos creado durante una media hora antes de proceder a limpiarlo con la ayuda de una bayeta húmeda.

No debemos olvidar los cordones pues son esenciales y a veces nos olvidamos de su estado. No sirve de nada llevar unos playeros limpios, blancos, como nuevos y después que unos cordones en mal estado nos arruinen nuestro look.

Para lavar los cordones es bueno meterlos dentro de una funda de lavado o bien en una bolsita de tela para que no se pierdan, y después introducirlos en la lavadora. No suele haber problemas si lo hacemos con cuidado de que no salgan de su bolsa y se queden por dentro de la máquina. Seguro que hasta perdido muchos.

Te damos otra idea para lavar los playeros blancos que puede ser también muy efectiva, pero es un poco más abrasiva. En un bol introducimos agua caliente y un chorro de lejía neutra. Empezamos con los cordones. Los introducimos y los removemos con la ayuda de un cepillo que no nos de miedo perder ya que la lejía es más dañina que el jabón.

Antes de embadurnar nuestras zapatillas blancas con lejía podemos usar crema limpiadora o gel de aloe vera similar al que utilizamos para lavarnos las manos. Con la ayuda de una esponja frotamos las partes más sucias de los playeros y aclaramos. En este tiempo los cordones ya deberían de estar listos. Los cogemos uno a uno y los frotamos con la ayuda de unos guantes rugosos de limpieza y los dejamos secar.

Seguimos con los playeros. De nuevo vamos a necesitar un cepillo de dientes viejo al que vamos a echar lejía para poder limpiar suavemente las partes más dañadas y las que no han sido borradas del todo. Después solo nos quedará retirar con agua todos los restos y dejar que sequen las zapatillas y ya las tendremos listas para la próxima.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Magazine