07 de febrero de 2019
07.02.2019

La clave para que tus toallas queden suaves y esponjosas usando un producto que tienes en casa

Una truco con el que quedarán como el primer día

07.02.2019 | 18:00
La clave para que tus toallas queden suaves y esponjosas usando un producto que tienes en casa

Es una situación que se repite en muchos hogares. Madrugamos, nos damos una ducha para asearnos (y, sobre todo, espabilarnos), cogemos nuestra toalla y notamos que sigue húmeda y que no ha secado como debería. No hay problema, ponemos una lavadora. Después de secarla, comprobamos que está áspera, ha perdido esa suavidad que la caracteriza y que tan agradable resulta cuando nos secamos con ella (especialmente en días de frío).

Es habitual que, con el tiempo, la ropa vaya perdiendo la calidad que tenía los primeros días. Los lavados habituales o dejarla húmeda en el baño propicia que las toallas vayan adquiriendo un tacto áspero que puede resultar hasta desagradable para la piel. Sin embargo, existe una forma de recuperar la tan deseada esponjosidad del tejido usando únicamente un producto que tenemos habitualmente en nuestro hogar: el vinagre (en este artículo te hablamos de ese producto y de los beneficios que tiene su uso). Este líquido no solo es un perfecto añadido a tus ensaladas u otros alimentos, sino que contiene una serie de propiedades que lo convierte en un aliado fundamental para la limpieza del hogar (en esta información te hablábamos de su eficacia para desinfectar y limpiar la cocina o el baño).

Muchos expertos en limpieza del hogar recomiendan utilizar también vinagre como un añadido más a la hora de lavar nuestras prendas. Una opción para que las toallas queden suaves como el primer día es meterlas en un barreño de agua fría y mezclarlo con vinagre y un chorro de limón. Dejamos las toallas sumergidas en el agua durante media hora aproximadamente y dándole vueltas para que absorba bien la mezcla. A continuación, se debe enjuagar las toallas utilizando agua fría para así eliminar los restos de limón y vinagre. Por último, se debe meter las toallas en la lavadora y escoger un programa de lavado frío.

Si quieres que el acabado sea perfecto, lo más recomendable es utilizar una secadora después de lavado y a temperaturas bajas. En caso de que no dispongas de este electrodoméstico, puedes tender las toallas al aire libre. Eso sí, evita ponerlas al sol puesto que sino no habrá servido de nada el lavarla así.

El vinagre también es muy útil para evitar los malos olores de tu lavadora. Como ya te contábamos en esta información, debes usarlo en un lavado de larga duración con agua caliente y con la lavadora vacía. De esta forma recuperarás ese olor del primer día y tu ropa no se estropeará.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Magazine