26 de abril de 2019
26.04.2019

La mezcla definitiva para dejar tus cristales como nuevos (y secos) en cuestión de minutos

Un remedio sencillo con productos que tienes en casa

26.04.2019 | 13:08
La mezcla definitiva para dejar tus cristales como nuevos (y secos) en cuestión de minutos

Los cristales es una de las partes del hogar que más suciedad acumula debido a que están expuestos, tanto a las inclemencias meteorológicas, como al polvo y a la suciedad que se generan dentro del propio hogar. Las tareas domésticas son una labor tan necesaria como importante. Es cierto que lo recomendable es poder limpiar la casa una vez al día, especialmente las zonas del baño y la cocina (en este enlace te hablamos del producto que usas habitualmente y con el que dejarás el suelo de la cocina y de madera como nuevo), pero el ritmo de vida actual impide que podamos sacrificar el escaso tiempo de ocio del que se dispone para realizar esta labor.

Hay que matizar que limpiar el hogar no es sinónimo de armarse con un potente arsenal de productos químicos comprados en el supermercado y divididos para cada rincón de la casa. Existen diferentes aliados que se desconocen a priori y que desinfectan y consiguen un efecto de brillo como el primer día (en este enlace te mostramos el truco para quitar el polvo de todos tus muebles con una bayeta ecológica y en minutos).

Los cristales son de los primeros lugares de la casa que más aspecto de suciedad dan y enseguida pierden su transparencia. El tenerlos limpios no solo es beneficioso para la salud, sino que además se evita que se de ese aspecto de suciedad que tanto afea.

Existe un remedio casero con el que puedes conseguir recuperar el brillo y la transparencia de las ventanas y los cristales en tan solo unos minutos y sobre todo consiguiendo que sequen rápido, algo fundamental si se tienen grandes ventanales. La clave es mezclar alcohol y amoniaco. En un recipiente vierte la mitad de alcohol y la mitad de amoniaco. A continuación, empapa la bayeta (en este enlace te hablamos de la bayeta que se ha puesto de moda entre las limpiadoras por su resistencia y su limpieza brillante) o, mejor aún, un limpiacristales rectangular (como el que se usa para la luna de los coches) con la mezcla y procede a esparcirla por la superficie. A continuación, puedes secar con una bayeta la ventana, aunque comprobarás que esta mezcla es de secado rápido y deja los cristales trasparentes.

Como ves, con algo sencillo que hay prácticamente en todos los hogares se pueden conseguir resultados increíbles y de manera rápida. Existen además productos que desconocías que pueden dejar tu hogar reluciente y limpio (en este enlace te hablamos del producto que tienes en casa con el que dejarás los cristales y los espejos relucientes y sin esfuerzo).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Magazine