¿Cansado de comprar ambientadores para casa que luego no te gustan como huelen o se acaban en poco tiempo? La mejor solución para que tu casa huela como deseas siempre es fabricar tú mismo tus propios ambientadores caseros con productos naturales. Es mucho más fácil de lo que parece, más barato que comprarlos en el supermercado y tu casa tendrá un olor muy característico que te dará una sensación de limpieza y hogar mayor. Descubre cómo preparar ambientadores caseros a continuación:

Ambientador en spray de limón

Necesitarás la cáscara de un limón, un poco de canela en polvo, vinagre blanco, medio litro de agua y azúcar.

Hierve medio litro de agua la cáscara del limón, un poco de canela en polvo y un poco de azúcar. Después vierte el líquido en un bote de spray y echa un poco de vinagre blanco. Agítalo y rocía las diferentes estancias de tu casa. El olor a limón siempre da sensación de limpieza.

Mikado de vainilla

Para elaborar un ambientador de vainilla casero necesitas aceite esencial de vainilla que puedes comprar en cualquier herboristería, un vaso de agua y unos palitos de madera (te pueden valer los palillos que dan con la comida china o unas ramitas que encuentres por el campo). Mezcla ambos ingredientes en un tarro de cerámica bonito que ya tengas en casa. Remueve con una cuchara e introduce los palos. En pocos segundos se impregnarán del líquido y desprenderán el olor en la estancia que lo coloques. Recuerda que de la misma forma puedes elaborar otros ambientadores caseros con los aromas que más te gustan.

Saquitos de canela

El olor de la canela es uno de los mejores para aromatizar una casa, al ser muy dulce da la sensación de hogar. Haz unos pequeños saquitos de tela o cómpralos muy económicos en una tienda multiusos. Mete en ellos varias ramas de canela y ponlos en diferentes sitios de tu casa, como por ejemplo en el armario o el saló. Tu casa pronto olerá muy rico.

Ambientadores en tarro de lavanda

Hierve unas ramitas de lavanda en una olla. Vierte el líquido en tarros de tomate o de mermelada a los que previamente les hayas hecho unos agujeros en su tapa metálica. Durante unos cuantos días tu casa olerá fenomenal. Con esta misma fórmula puedes crear ambientadores caseros de pino o romero, por ejemplo.

Velas aromáticas caseras

Si quieres crear un ambiente muy especial en tu casa, las velas aromáticas son tu solución. En pocos minutos puedes crear unas velas aromáticas caseras con el olor que más te guste de forma fácil y sencilla. Compra cera natural y cuécelas al baño maría. Cuando la tengas derretida mézclala con un aceite esencial que te guste y vierte la mezcla en un vaso pequeño de cristal. Cuando se haya enfriado lo suficiente para no quemarte, coloca una mecha para velas y enciéndela cuando te apetezca.