Ikea lo ha vuelto a hacer. La multinacional sueca ha vuelto a causar furor con uno de sus artículos. Se trata de una funda nórdica que "enamora2 por su "diseño actual"

En concreto, el nombre del producto es Lyktfibbla y su precio es de 12 euros. "El blanco y el gris combinan con todo y en todo tipo de casas. Este motivo lo ha creado la diseñadora Hannah Wilcox, que vive y trabaja en Londres. También hay una funda de cojín y una cortina de ducha con el mismo motivo.", explican desde la multinacional sueca. "La mezcla de algodón y poliéster es fácil de mantener limpia, ya que el tejido es menos tendente a arrugarse y encoger. Los corchetes a presión ocultos mantienen el edredón en su sitio".

Gangas en Ikea

La multinacional sueca Ikea se ha convertido en estos últimos años en un símbolo del orden en casa y en punto de referencia para muchos a la hora de decorar su hogar. La variedad de sus productos y la posibilidad de poder montarlos uno mismo ha hecho de esta empresa un líder mundial en la fabricación y venta minorista de muebles, detalles para la casa y otros objetos de decoración, llevando el diseño contemporáneo y lo minimalista para ahorrar espacio como bandera. Cada año muchos están pendientes de sus novedades. Y este año hay una que ha sorprendido. Y mucho.

Ahora, la tienda de muebles ha rebajado a menos de dos euros uno de sus productos estrellas, las galletas con almendras Kafferep. El cliente las podrá adquirir por 1,50 euros.

La última novedad de la multinacional sueca que arrasa en ventas es un armario que se vende por 10 euros. El armario es, en realidad, un cubo. Tiene unas dimensiones de 35x35 centímetros y un fondo de 25 centímetros. El peso máximo por balda estimado es de 5 kilogramos.

Tal y como define la propia empresa en su página web, este armario puede aprovecharse para ponerlo en el suelo, puede montarse en la pared o, incluso, pueden adquirirse varios para formar una estructura.

El chollo de Ikea que no puedes dejar escapar

Este armario de Ikea, de color blanco y perteneciente a la línea Baggebo, es la pieza perfecta para dar un espacio a todas esas cosas que hasta ahora no sabías dónde poner. Con unas dimensiones de 50 centímetros de ancho, 80 de alto y 30 de fondo, el armario se convierte en un lugar idóneo en el que guardar libros, camisetas, revistas, cajas de zapatos o cualquier otra cosa que necesites. Y nada de que se vea, puesto que la puerta evita que las cosas que meterás en su interior queden a la vista. Dentro, tiene dos baldas en las que descansar y almacenar lo que quieras.

Además, puedes combinar este pequeño armario de Ikea con otros productos de la misma serie Baggebo (o con otros si así lo prefieres), que dispone de librerías, armarios expositores y hasta un mueble de televisión. Pero, eso sí, cuando lo montes e instales, deberás fijarlo a la pared con un anclaje que se incluye en el embalaje como precaución ante posibles accidentes.

Las multinacionales siguen encontrando en el concejo de Siero un lugar donde instalarse, crecer y, a su vez, aportar a las arcas públicas. Un ejemplo claro es la firma de muebles Ikea, que ha concluido la reforma de su sótano para la entrega de pedidos online, forma de venta que se ha disparado en el último año. Tanto es así que la firma ha incrementado un 10% el número de trabajadores y no descarta ampliar plantilla en Asturias si sus centros deslocalizados lo requiriesen. La firma está encantada en el concejo y ya prevé una nueva inversión, esta de gran calado, para dotar de energías renovables a sus instalaciones, a través de paneles solares: “Nuestra apuesta es firme en Siero, es una de nuestras tiendas bandera”, recalca el director del establecimiento, Eduardo Díaz.

Díaz detalla a LA NUEVA ESPAÑA los últimos pasos dados por la compañía en Asturias, con clara vocación de seguir ampliando y mejorando la nave de Paredes. Según relata, vieron que la demanda de servicios no presenciales era cada vez superior: “El hacerlo uno mismo sigue funcionando, pero la gente valora más su tiempo y pide que se lo lleves, lo montes o hagas mediciones”, señala.