Hay un pequeño truco que puede eliminar un problema muy común en el hogar, lo único que hay que hacer es dejar una cebolla abierta en la habitación.

Tu casa debería ser el lugar más seguro y confortable del mundo, por lo que debes cuidarla, pensando en eliminar cualquier molestia. En este caso, una simple cebolla viene al rescate.

Las soluciones caseras son a veces las mejores porque son ecológicas. Además son económicas, no tienen contraindicaciones y son muy eficaces para solucionar pequeños problemas en el hogar. ¿También tienes malos olores en su casa, o humedad y moho? Entonces la cebolla es para ti. ¿Qué hay que hacer?

Vivir con malos olores no es bueno para la mente, ni es bueno para el cuerpo. Si lo has intentado todo pero los olores desagradables no desaparecen, aquí tienes un pequeño truco que puede funcionar. Puede utilizarse para una gran variedad de olores, desde el moho y la humedad hasta el olor de las casas congestionadas por el olor a pintura fresca si la casa ha sido pintada recientemente.

La cebolla absorbe los olores. Lo único que tienes que hacer es partir la cebolla por la mitad (o en varias partes) y guardarla en algún lugar de las habitaciones de tu casa. Hay que dejarlo durante un día entero, tras lo cual hay que abrir las puertas y ventanas de par en par durante un tiempo.

Es un truco muy sencillo de aplicar, pero si tienes problemas con el olor, puedes probarlo. Un remedio casero natural con raíces en el pasado. Sin duda, nuestros abuelos experimentaron con esta solución. Y lo mejor es que casi siempre funciona.

Las humedades son uno de los problemas más frecuentes de las casas antiguas, pero eso no significa que no aparezcan también en los pisos nuevos. Este problema de condensaciones puede convertirse en una pesadilla ya que, además de las antiestéticas manchas de moho y hongos, puede traer consigo la aparición de malos olores.

Si este es tu problema, no te desesperes. A continuación te proponemos una serie de trucos caseros que te ayudarán a eliminar las humedades en casa.

Recurre al carbón vegetal

El carbón vegetal o las tizas son algunos de los elementos naturales que pueden ayudarte a reducir el moho en casa, ya que actúan como perfectos absorbentes de la humedad. Prueba a colocar varios trozos de carbón en una estantería y verás cómo el ambiente se vuelve más seco y limpio.

Elimina la humedad con la sal

Para eliminar la humedad de una habitación también puedes recurrir a la sal gruesa. Hazte con un recipiente plano y llénalo con un kilo de este tipo de sal. Después colócalo en algún punto de la estancia y déjalo reposar ahí uno o dos días. Pasado ese tiempo verás cómo la sal ha absorbido gran parte de la humedad. Eso sí, si ves que está muy mojada o que incluso se ha puesto de color negro, habrá llegado el momento de cambiarla.

Alíate con el vinagre

Si quieres limpiar la casa con productos que eliminen el moho pero que no sean químicos, lo mejor que puedes hacer es utilizar vinagre blanco. Rocía este producto sobre las manchas de humedad (ya sean paredes, azulejos, etcétera) y déjalo actuar durante al menos media hora. Después frota la superficie, enjuágala y sécala bien. Repite el proceso varios días hasta que la mancha vaya a menos.

Con aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té, que podrás encontrar en herbolarios y tiendas especializadas en productos naturales, es uno de los remedios caseros más efectivos para eliminar las humedades y el moho gracias a sus propiedades antifúngicas. Llena un pulverizador con dos vasos de agua y una cucharada de aceite de árbol de té. Rocía la mezcla sobre las manchas que quieras eliminar y déjalo actuar.