Es conveniente limpiar la placa de cocción todos los días para evitar que se acumulen depósitos que dificulten la limpieza general. Los quemadores pueden limpiarse una o dos veces por semana, dependiendo de la frecuencia con la que se cocine. Es necesario utilizar productos suaves y naturales y estropajos no abrasivos, ya que el aluminio podría resultar dañado.

El hierro fundido es más resistente, pero es necesario remojarlo con sustancias no agresivas para eliminar las incrustaciones. Por último, siempre debemos secar bien después de la limpieza para evitar que los halos, las manchas o el óxido perjudiquen su eficacia.

Remedios naturales

Para limpiar las tapas de los quemadores de aluminio, podemos utilizar una olla para colocarlas y cubrirlas con agua y vinagre al calor.

Las partes ennegrecidas se pueden limpiar con estropajos y mantener los agujeros libres con un palillo. Los remedios más eficaces para las rejillas, además del bicarbonato, son los polvos de talco y la acetona.

Evita utilizar el fregadero de la cocina, que podría dañarse, y utiliza un paño para secarlos. La lejía apenas se utiliza en estos casos, las alternativas son más suaves y siguen dando excelentes resultados. Incluso con manchas persistentes, aquí se explica cómo deshacerse del sarro rápidamente. El jabón de Marsella y los cepillos con cerdas de latón son excelentes para no rayar los materiales.

Las cocinas se pueden sumergir en vinagre y jabón para platos para que queden más brillantes. Los jabones ecológicos también dan buenos resultados. Las cocinas de hierro fundido son muy duraderas, pero su limpieza no siempre es fácil. Para mantenerlas brillantes y evitar que se estropeen, hay que tener mucho cuidado. El truco para desengrasarlos rápidamente es sumergirlos en agua después de exprimir un limón y esperar 15 minutos. A continuación, rocíe la cocina o la parrilla con pasta abrasiva y espere 30 minutos. Limpiando con un algodón o un paño suave, el hierro fundido debería quedar como nuevo.

Los polvos de talco también pueden ser una excelente forma de pulir las superficies, y son muy útiles cuando necesitamos eliminar las rayas del cristal. En este caso, sin embargo, debemos crear una mezcla junto con el bicarbonato, que es desengrasante.

Por último, hay que destacar la versatilidad de la acetona de laca de uñas, que puede utilizarse para numerosos fines domésticos. Entre los indicados está también la limpieza de cocinas. En los casos en los que el plástico se ha derretido en la placa de cocción, verter acetona y frotar con un trozo de papel debería remediar el incidente rápida y fácilmente.

El vinagre y los polvos de talco son dos productos que se pueden encontrar con facilidad en los supermercados de Mercadona.