El frío, como viene siendo habitual en los últimos años, se ha hecho esperar, pero ahora que el invierno abre sus puertas, las temperaturas son gélidas. A muchos les asusta este fenómeno, y no sólo porque tengan nostalgia de los soleados días de verano. Las facturas de los servicios públicos y los elevados costes energéticos son ya un tema familiar al que todo el mundo trata de poner remedio como puede. En la cocina, hay incluso quien apaga el gas mientras cocina la pasta, aunque hay trucos mucho mejores para los entendidos.

Sin embargo, todavía muchas personas se preguntan cómo calentar toda la casa de forma práctica y ahorrar en gas y electricidad sin perder de vista el bolsillo.

En primer lugar, es fundamental seguir unas pautas básicas para mantener la casa caliente y ahorrar energía. Cuidado con las corrientes de aire, que deben ser reparadas o al menos tapadas con trapos o fundas de almohada viejas para evitar la pérdida de calor. Es importante mantener las puertas cerradas, reduciendo el espacio a calentar. Esto permitirá calentar más rápidamente una habitación y, al mismo tiempo, mantenerla más caliente.

En cuanto a los radiadores, sería bueno mantener temperaturas de 20° durante el día, generalmente el nivel 3 o 4 de la válvula termostática del radiador, y de 18° por la noche, el nivel 1 o 2. Pero la cosa no acaba ahí, porque precisamente gracias a los radiadores podemos aprovechar su calor reflejándolo en las habitaciones.

Los paneles reflectantes de bricolaje son lo mejor que podemos utilizar para irradiar el calor de forma mucho más eficaz por toda la casa. Otra ventaja es que fabricarlos cuesta muy poco. Todo lo que necesitas son unos paneles de poliestireno que hay que cubrir por delante con papel de aluminio. Después de fijar la lámina al panel con cinta adhesiva o de doble cara, lo único que tenemos que hacer es colocarla detrás del radiador. De esta manera, duplicaremos efectivamente la eficiencia de los radiadores calentando la casa mejor y en menos tiempo. Estos paneles los puedes adquirir en Leroy Merlin y, tal y como opinan los clientes, "son muy fáciles de colocar". "Panel de aislamiento de paredes indicado para reflejar la radiación del calor y favorecer un ahorro de calefacción en el interior de la vivienda. Debe colocarse detrás del radiador de pared, sea de agua o eléctrico, con su fijación autoadhesiva. Medidas: 0,5 x 0,5 m (ancho x largo)".

Si el panel de poliestireno es demasiado grueso para encajar detrás del radiador, podemos sustituirlo por cartón o cartulina. Lo importante es que el tablero sea 5 cm más grande por todos sus lados que el radiador detrás del cual lo colocaremos.

Los remedios de la abuela

Si esto no es suficiente, hay muchos otros trucos que puedes utilizar para disfrutar de un calor agradable, como los que sirven para mantenerse caliente en la cama. Pero uno realmente ingenioso siempre utiliza papel de aluminio. Para mantener los pies calientes y protegerlos del frío, podemos cubrir la parte inferior de la plantilla con papel de aluminio, que actuará como aislante.

Como se ha mencionado, la parte cubierta con varias capas de papel de aluminio debe estar orientada hacia abajo. Además, al igual que los paneles reflectantes, protegerá el pie por un lado y calentará el zapato por otro.