Ya se acerca la Navidad y muchas familias han decidido ir adelantando la celebración. La decoración ya adorna algunas casas y las tiendas y supermercados lo saben, porque comenzaron con su campaña hace unas semanas y sus estantes están llenos de productos para que cada uno continúe ampliando su colección. Hay algunos elementos que son más clásicos que otros y forman parte de la tradición indudablemente: belén, espumillón, turrones, calendarios de adviento, las uvas de Noche Vieja o los árboles de Navidad.

Los abetos y pinos que pasan a ocupar un espacio considerable en el salón requieren en muchas ocasiones de un montaje, además de su posterior decoración, que se puede convertir en un ritual familiar también propio de estas fechas. Eso sí, tener un árbol de Navidad también tiene sus inconvenientes, sobre todo si cuentas con mascotas que puedan derribarlo o simplemente atacarlo. Aun así, su decoración para muchos es un momento muy importante, pero para otros es algo muy pesado.

Es importante destacar, en primer lugar, que si cuentas con este tipo de compañía en casa es mejor hacerse con un árbol artificial, ya que existe un riesgo menor de que tu perro o gato se intoxique con alguna sustancia si se come alguna parte -como las agujas de pino-. Las bolas, las luces o los adornos de colores llamativos suelen ser el primer reclamo para los gatos. También el tamaño puede captar más su atención. Por eso, colocar un pino de menor dimensión con menos adornos puede ser un aliciente para evitar que salten al ataque. También es importante que las bolas más llamativas se coloquen en la parte superior, ya que así es posible que pasen desapercibidas.

Los perros tampoco se libran. Una solución sencilla para evitar que fastidien todo el trabajo que ha llevado la decoración es colocar el árbol en algún lugar donde no puedan acceder, o bien poner un obstáculo para evitar que crucen. Hay usuarios, sin embargo, que optan por crear bases más sólidas para que derribarlo sea más difícil. Puedes añadir más peso a la base, colgarlo del techo o fijarlo a la pared con cuerdas. En este caso, también es importante que siúes todos los artículos decorativos a una altura suficiente como para que no haya riesgo de que se caigan cuando tu perro se acerque y le de un golpe con la cola. Por otro lado, es posible que orine a su alrededor. Hay que prestar especial atención a esta cuestión ya que, si ocurre, deberás limpiarlo rápidamente.