Limpiar la vitrocerámica es a veces una de las tareas domésticas más ingratas. Al tratarse de un electrodoméstico que está continuamente en contacto con alimentos, está muy expuesto a salpicaduras y manchas. Eso, sumado a las altas temperaturas, hace que algunos de esos manchurrones sean realmente difíciles de eliminar. Siguiendo estos sencillos pasos, podrás dejarla limpiar y reluciente. Como nueva.

Lo primero que hay que hacer es pasarle una rasqueta. Con ella lograremos eliminar los restos de suciedad que estén más pegados. El siguiente paso ha de ser retirar toda la suciedad que deja tras de sí la rasqueta. Para ello, lo ideal es utilizar una bayeta húmeda.

Llegados a este punto, debemos limpiar con un producto especial. Existen diferentes marcas recomendables para enjabonar la placa. Esta tarea debe hacerse con un estropajo y realizando movimientos circulares. Posteriormente se le pasa con cuidado para no rallar y, posteriormente se aclara.

Aquí ya se podrá apreciar que el cambio es notable. Pero si queremos darle un resultado realmente profesional, lo que debemos hacer es aplicar vinagre de limpieza. Tras dejarlo actuar durante unos minutos, aclaramos con un paño para darle un toque absolutamente reluciente.

Estos trucos han sido compartidos por algunos usuarios a través de las redes sociales, donde destacan su efectividad. "Es increíble", afirman.

@yolandavaquitayoli Tips de limpieza vitrocerámica #yolandavaquitayoli #limpia #vitroceramica #tipsdelimpieza #tipsdecocina #tipsytrucos #vinagre ♬ Maniac (Flashdance Version) (Re-Recorded / Remastered) - Michael Sembello

Trucos para limpiar la mampara

Las mamparas son uno de los elementos más relucientes del baño, pero se resisten a estar inmaculadas porque acumulan suciedad fácilmente. Los residuos de cal que se encuentran en el agua y en los restos de jabón se pegan a la superficie y les dan un aspecto opaco y dejado. Además, mantener la higiene del baño es muy importante no solo por imagen sino también para cuidar de tu salud y la de tu familia. [Quizá te interese: El motivo por el que no se debe pasar un agua a los platos antes de meterlos en el lavavajillas].

No obstante conseguir que la mampara del baño luzca como en los catálogos no es un proceso tan complicado si se toman una serie de medidas.

Mampara de plástico

Si tienes una mampara de plástico en el baño comprobarás lo poco que dura reluciente. El plástico se ensucia más rápido que el cristal, de manera que hay que tomar cartas en el asunto y al menos una vez a la semana limpiarla con la siguiente mezcla: prepara un bote de spray con un poco de amoníaco, alcohol y agua y rocía la superficie y los carriles. A continuación, pasa un paño húmedo para limpiarlo. Utiliza guantes y mascarilla cuando lo apliques para evitar sufrir cualquier tipo de reacción. [Más información: la fregona que arrasa en ventas]

Mampara de cristal

A parte de los productos específicos que podemos encontrar en la sección de limpieza de los supermercados, todos tenemos en la despensa uno de los mejores limpiadores y desinfectantes naturales que existen: el vinagre. [La bayeta de moda para limpiar los muebles]

Para limpiar una mampara de cristal es mejor utilizar vinagre, ya que no mancha ni deteriora a diferencia de otros productos. Vierte en un cazo un poco de vinagre y antes de que hierva, sácalo y mételo en un bote con spray. Rocía ese contenido en la mampara y deja que actúe al menos cinco minutos. A continuación, con un paño húmedo, frota la mampara. Verás cómo las manchas de cal y el resto de suciedad desaparecen. Para que el resultado sea perfecto, sácale brillo a la mampara con un paño seco.

Problemas serios de cal

Si las manchas de cal se resisten al poder del vinagre, prueba a mezclarlo con dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Aplica la mezcla sobre la mampara y déjalo actuar durante 20 minutos para retirarlo posteriormente con un trapo húmedo. Te sorprenderá su resultado.

Otro remedio casero muy efectivo para acabar con la cal de la mampara es mezclar tres partes de vinagre con una de agua y añadirle dos cucharadas de bicarbonato y el zumo de un limón

A continuación se debe rociar la mezcla en la ducha y en la mampara, esperar al menos diez minutos y aclararlo con agua caliente. A continuación, pásale un trapo seco y verás cómo reluce.

Mantenimiento diario de la mampara

  • Tras ducharte, pasa un trapo seco por la mampara para evitar que se acumulen los restos de suciedad.
  • Deja la puerta o la ventana del baño abierta para que se vaya la humedad tras la ducha.
  • Cada tres días, rocía en el carril y en la mampara con zumo de limón, para evitar que las bacterias se propaguen y se produzca el moho.
  • Cuando compres productos de limpieza, asegúrate de que son aptos para tu mampara.