¿Limpiar el sofá con la tapa de una olla? Pues aunque te parezca una idea absurda, es un truco que se ha viralizado en las redes sociales y que realmente funciona. Y es que uno de los muebles más complicados de limpiar es el sofá, a pesar de que también es de los que más se ensucian.

Como el sofá es de los muebles que más se ensucian, una medida que solemos tomar es colocar encima una funda de sofá o una manta para evitar que se ensucie el sofá. La medida efectiva es, ya que no se mancha el sofá, sino lo que le pongamos encima, pero al final no podemos lucir nunca nuestro sofá.

Otra opción, mucho más cara es contratar una limpieza profesional para nuestro sofá. En este sentido, el resultado es óptimo, pero las consecuencias económicas no lo son tanto, con lo que no es muy recomendable, sobre todo cuando andamos escasos de recursos económicos.

Por eso la opción de limpiarlo con la tapa de la olla es lo más sencillo y, a la vez económico que podrás probar.

Eso sí, antes de pasarle la tapa de la olla, lo primero que tienes que hacer es aspirar bien el sofá. En caso de no contar con un aspirador, bastará con que pases bien un cepillo por toda la superficie.

Mezcla

Una vez hecho este paso, en un recipiente deberás mezclar dos cucharadas de jabón para fregar los platos, independientemente de la marca, dos tazas de agua tibia y otras tantas tazas de vinagre de limpieza. Mézclalo todo bien y sumerge una toalla pequeña o un trapo limpio.

Una vez bien empapado de la mezcla, pasaremos el trapo por todo el sofá, frotando bien. Verás cómo la suciedad pasa al trapo. Repite hasta que hayas pasado por toda la superficie del sofá.

Y ahora toca utilizar la tapa de la olla. Para ello deberás de coger primero un paño limpio y seco, y envolver con él la tapa. Una vez creado el invento con la tapa de la olla, pásalo por toda la superficie del sofá. De esta forma retirarás el exceso de la mezcla limpiadora que hiciste al principio. Y listo, tu sofá lucirá como nuevo.