Adiós a los líquidos en las maletas de viaje: el cambio con el que ahorrarás espacio y te quitarás de estos productos tan comunes en casa

Esto es lo que tienes que hacer

Adiós a los líquidos en las maletas de viaje: el cambio con el que ahorrarás espacio y te quitarás de estos productos tan comunes en casa

María González Falcó

Valeria Montero

A la hora de preparar una maleta de mano para viajar ligeros de equipaje hay que tomar varias decisiones a la medida de cada usuario que se adapten todo lo posible a las capacidades con las que contamos. Ten en cuenta que las maletas de cabina llevarán todos tus artículos a bordo, así que debes hacer un reparto inteligente para portar lo esencial sin necesidad de facturar otra maleta.

Usar determinados consejos para tener todo el espacio a nuestro alcance es fundamental. Está claro que viajar en invierno será bastante más complicado, simplemente por una cuestión de tejidos. Los lugares más fríos necesitarán de prendas más abrigadas que siempre abultan más.

Sin embargo, una vez has conseguido distribuir todo el espacio lo mejor posible, llega otra preocupación que sin duda alguna es de las que más dolores de cabeza dan al llegar al aeropuerto: el reparto de los líquidos. La normativa establece que está permitido portar en la maleta de mano envases individuales con una capacidad no superior a los 100 mililitros. Estos botes deben estar contenidos a la ve en una bolsa de plástico transparente tipo zip y una capacidad no superior a un litro.

Reparto inteligente de los líquidos

En este caso, por líquidos se refiere a líquidos, perfumes, cremas, aerosoles, espumas, geles, champú y pasta de dientes. Algunas de las recomendaciones en cuanto a su transporte son: portar los artículos holgados dentro de la bolsa, contar con un cierre hermético y llevar una bolsa por pasajero. Ten en cuenta que a la hora de pasar el control de seguridad las bolsas deberán presentarse fuera del equipaje de mano y que existen ciertas excepciones, como los cosméticos no líquidos -pintalabios, maquillaje en polvo, desodorante sólido-, medicamentos esenciales o alimentos para los bebés-.

Sin embargo, no siempre es fácil dar con los elementos adecuados para ganar espacio. Si quieres ahorrarte la búsqueda de productos aptos para el viaje, hazte con envases reutilizables pensados precisamente para adaptarse a las condiciones. Cada uno de estos botes suele estar pensado para diferentes productos que son necesarios para el cuidado y la higiene personal y no quedan fuera básicos como la crema para el cuerpo.

Una vez tengamos preparada y cerrada esta bolsa de viaje en versión reducida, es hora de encontrarle un hueco. Esto no debería complicarse ya que se trata de un artículo que no abulta demasiado, aunque en muchas ocasiones no será la única bolsa que viaje. Si además quieres portar maquillaje sin pasarte de los requisitos, quizás encuentres una solución mucho más sencilla de los que podrías pensar: las muestras gratuitas.

Todos estos regalos que las empresas hacen para que pruebes sus productos pueden convertirse en un gran aliado para terminar con los problemas de envases y distribución del espacio. Su tamaño permitirá que lo guardes en cualquier parte y tendrás el producto justo para unos días.

Por norma general, todas las maletas cuentan con un bolsillo de malla en el que guardar las cosas que necesitas tener más a mano o, en su defecto, la bolsa de aseo por si surge algún imprevisto mientras hacemos tiempo en el aeropuerto.