Adiós a la campana de cocina: la solución que no ocupa espacio ni hace ruido

Un sistema que se adapta a todo tipo de espacios

El jabón que deja la campana de la cocina reluciente y sin grasa

A.D.

En la actualidad, todas las placas de cocción están equipadas con campanas extractoras de humos y humedad. El nicho de mercado de estos accesorios también ha experimentado una importante evolución en los últimos años. En efecto, las campanas actuales son cada vez más tecnológicas, estilísticamente bellas y se integran en el contexto de la cocina. Si hace unos años hablábamos de un accesorio meramente útil, ahora su diseño es parte integrante del de la cocina. Pero, la correcta limpieza de la campana extractora de cocina también depende de esta acción preventiva fundamental que nadie conoce: su distancia a la placa de cocción. Veamos en este artículo por qué es tan importante para prevenir la suciedad.

Incluso en nuestro caso, más vale prevenir con un simple gesto que curar y volverse loco cada día limpiando la campana. La correcta limpieza de la campana extractora pasa también por esta acción preventiva fundamental que nadie conoce, colocarla a 50 cm de la placa de cocción. Sólo así, de hecho, el sistema de ventilación podrá aspirar correctamente los vapores ascendentes. Esta distancia, que todos los hogares mantienen hoy en día, le permite aspirar los residuos y las partículas de suciedad, que de otro modo se depositarían en los muebles circundantes. A menudo, quizá por su altura, la campana extractora es uno de los pocos elementos de la cocina que menos limpiamos. O, tal vez, lo hacemos dedicándonos principalmente al exterior, para eliminar halos. Habiendo dicho la importancia básica de la distancia de medio metro que es necesaria entre la placa de cocción y la campana, no olvidemos que aquí anidan miles de gérmenes domésticos.

Y no sólo eso, porque la grasa, la suciedad, la humedad y el polvo pueden formar una mezcla devastadora para el sistema de ventilación. Y, precisamente desde la perspectiva de que debemos higienizar y no sólo abrillantar la campana, recordemos utilizar siempre productos específicos. Esto exterminará las colonias de bacterias que, de lo contrario, estarían presentes en su interior. Así que la limpieza correcta de la campana extractora de la cocina también pasa por esta acción preventiva fundamental que nadie conoce.

Adiós a la campana

La campana extractora es un elemento fundamental en la cocina. Aunque para muchos puede resultar un trasto con un ruido molesto. Una alternativa para sustituir la campana son las placas de inducción con extractor integrado. Marcas como Bosch han desarrollado este sistema que se adaptan a todo tipo de espacio con modelos de 80, 70 y 60 cm. Se trata de un electrodoméstico que incorpora el extractor de cocina, aspirando los humos y vapores sin necesidad de instalar también la tradicional campana extractora.

Las de Bosch, por ejemplo, "cuentan con un motor EcoSilence, realmente silencioso, eficiente y duradero y para que no olvides conectar tu placa a la hora de cocinar, la función "AutoOn" con la que, al encender la placa, la campana se conecta automáticamente en un nivel medio, para que luego puedas ajustar la potencia según las necesidades del momento. Además, el modelo PXX875D67E cuenta con la función PerfectAir sensor. Los filtros de la campana, así como el módulo donde se encuentran los mismos, son lavables en el lavavajillas"