Adiós a la mampara de ducha, la novedad que arrasa y no exige tanta limpieza

Una moda que se está imponiendo en los hogares

Trucos de limpieza: los tres ingredientes con los que puedes dejar la mampara de la ducha como nueva en unos segundos

A. D.

No hay nada más común en un baño que una ducha con mampara. Este elemento clave y que soluciona los problemas de salpicaduras o charcos que otros objetos, como las cortinas de ducha, no llegan a cubrir, se ha convertido en un esencial en muchos hogares. Su sencillez, a la vez que elegancia, han supuesto que muchas personas se decanten por esta opción en favor de otras.

Las hay transparentes, translúcidas, con motivos sobrios como rayas o zonas de color u otras con adornos más alegres. Las mamparas proporcionan un abanico de posibilidades que las han convertido en las favoritas para muchos.

Pero no todo son cosas positivas, también cuenta con puntos no tan favorables que les restan eficacia. Las mamparas ofrecen un espacio casi sellado cuando nos vamos a duchar, dejando únicamente la parte de arriba sin tapar, o incluso ni eso. Esto provoca que, con el paso del tiempo, las humedades en las paredes del baño vayan saliendo a la luz, ya que aísla más que otros materiales, como son las cortinas.

Trucos de limpieza: los tres ingredientes con los que puedes dejar la mampara de la ducha como nueva en unos segundos

A. D.

A esto, hay que sumarle las manchas de cal en el cristal de la mampara, más abundantes o menos dependiendo del tipo de agua, de jabón o de champú que pueden aparecer en los cristales. Y es que las mamparas son estéticas cuando están limpias, pero requieren de una atención casi diaria si quieres que se vean como nuevas.

Hay muchos trucos con los que mantener tus mamparas en perfecto estado, desde remedios caseros, a limpiadores de toda la vida o nuevas fórmulas, unas más sencillas que otras. Uno de los ejemplos más claros es el secreto de limpieza que desveló la influencer "La Ordenatriz" en su cuenta de Instagram.

Pero además de estos consejos de limpieza, hay otra forma que corta de raíz tener que estar limpiando todas las semanas y es, directamente, no poner mampara. Puede sonar a locura, pero las nuevas modas en la decoración de este espacio de la casa apuntan en esta dirección.

La mejor alternativa a la mampara del baño

Para no tener que limpiar una mampara lo mejor es no tener mampara directamente. Las últimas tendencias de diseño de interiores apuntan a dejar de lado las dos puertas acristaladas y optar por el minimalismo.

Los muros separadores son los favoritos para aquellas personas que han optado por reformar su baño últimamente. De esta forma se aprovecha el propio diseño del baño, jugando con un muro de obra y el espacio del plato de la ducha y evitando las salpicaduras. Si prefieres sacrificar cobertura y ganar en luz, la opción son los medios muros, aunque tienes que tener cuidado de no salpicar en exceso y dejar inundado el baño.

Otras alternativas que se presentan son los separadores que hacen la misma función que el muro, pero nos evita meternos en grandes obras. Con el separador se puede jugar más con el diseño en comparación con los muros de obra y dan un aspecto de minimalismo al baño, aunque su resistencia al paso del tiempo sea peor.