La Navidad está a la vuelta de la esquina, y con ella llegan las comidas copiosas, las cenas de trabajo, los dulces y, en definitiva, dejar a un lado nuestra rutina alimenticia. En año nuevo aparecerá la eterna promesa que se repite cada 1 de enero “este año me apunto a un gimnasio” o “este año me pongo en forma”. Adelgazar es sinónimo de constancia y paciencia (en este enlace te hablábamos de las siete reglas de oro para perder peso). Es cierto que los resultados no van a aparecer al segundo y que los primeros días son frustrantes, pues empezamos con una actividad a la que no estamos acostumbrados y nuestro cuerpo se cansa antes de lo normal o no llega a los objetivos deseados cuando queremos.

Sin embargo, una vez que empezamos a ver cómo nuestra báscula empieza a bajar, el resultado ya no de ja de cambiar semana tras semana. Adelgazar no es sinónimo de pasar hambre ni comer el mismo alimento, sin sabor, una y otra vez. Existen múltiples alimentos bajos en calorías que, además, tienen un efecto saciante (aquí te mostramos la lista secreta de los nutricionistas: seis alimentos que sacian y no engordan, perfectos para perder peso a diario).

El ejercicio también es una parte fundamental en este proceso. Sin ejercicio, es muy difícil adelgazar. El correr y la bicicleta son buenas opciones, pero lo más importante es el levantamiento de peso, un ejercicio que acelera nuestro metabolismo y nos ayuda a quemar grasa de una forma más rápida. El ritmo de vida actual nos impide muchas veces el sacar tiempo para poder acudir a un gimnasio. Además del gasto económico mensual.

Para aquellos que no puedan acudir a ninguno de estos centros, existe un aparato que pueden tener en casa y apenas ocupa espacio con el que conseguirán desarrollar una rutina de ejercicio diarias, quemar musculo y tonificar cualquier parte del cuerpo. Se trata de la kettlebell. Esta bola se vende con diferentes pesos (8 kilos, 16, 20…). Lo interesante es comprar aquella que nos pese un poco más, pues de esa manera, el cuerpo hará más esfuerzo a la hora de desarrollar los ejercicios. Algunos de los ejercicios que puedes hacer es el swing, con el que fortalecerás la zona de los abdominales, el twist ruso o incluso abdominales en el suelo.

Con una ketellbell puedes alternar entre el sinfín de ejercicios que recomiendan todos los expertos en fitness, por lo que no caerás en la rutina y el aburrimiento a la hora de desarrollarlos. Una forma rápida y sencilla de hacer ejercicio en casa y que te llevará solo unos minutos