02 de abril de 2012
02.04.2012
 

El lujo de Incosol no puede con la crisis

El exclusivo hotel orientado a la salud, antecedente de los «spa» y símbolo de la Marbella más glamourosa, alojó a la jet set internacional, desde los príncipes de Mónaco a Bin Laden

02.04.2012 | 02:00
Una de las instalaciones médico-deportivas de Incosol.

Incosol, el hotel centrado en la salud que era emblema de la Marbella más internacional y glamourosa, cerró ayer al público por falta de recursos económicos para atender a los clientes. Los trabajadores seguirán en sus puestos de trabajo, a la espera de que un inversor lo compre o se presente un expediente de extinción de empleo.

El hotel fue promovido por el marqués de Villaverde, yerno del general Franco, que lo inauguró el 18 de abril de 1973. Funcionó como refugio y trampolín de fiestas, como casa de salud y de estrellato de figuras como los príncipes de Mónaco, Rainiero y Grace, y fue escenario, asimismo, de las extravagancia del genial Dalí, que junto a su esposa Gala pasó una estancia de una semana sin salir de la habitación por miedo a los agresivos paparazzi.

Desde sus inicios en el año 1973, el establecimiento, obviamente de cinco estrellas, fue una clara referencia del turismo de lujo, y pionero en los tratamientos relacionados con la obesidad, la belleza y el estrés. Allí iba la alta sociedad internacional a mejorar la salud del cuerpo y a recrear el alma con fiestas y más fiestas dentro de la más estricta exclusividad.

La musa literaria Pitita Ridruejo, el Nobel Camilo José Cela, las cantantes Carmen Sevilla e Isabel Pantoja y demás celebridades nacionales se codeaban con figuras de la verdadera jet set global como el rey Fahd de Arabia, Ira de Füstenberg o el actor Sean Connery.

El presidente del comité de empresa de Incosol, Javier Moreno, ha explicado a los administradores concursales que gestionan el establecimiento, que está en concurso de acreedores desde 2008, que han propuesto el cierre temporal «por falta de dinero, porque no hay para comprar productos».

Los trabajadores permanecerán en sus puestos para seguir con el mantenimiento de las instalaciones, pero sin clientes, así que empezarán a recoger todos los materiales y harán un completo inventario de las existencias. Para formalizar el cierre, los administradores judiciales enviaron un informe sobre la situación al Juzgado, que ha dado el visto bueno.

La plantilla de trabajadores ha comunicado a la juez mediante un escrito que según sus informaciones hay algunas personas interesada en adquirir el hotel y por eso mismo le han pedido mantenga a los empleados hasta que se materialice esa eventualidad para conservar los puestos.

Desde que la administración concursal propuso en enero el cierre definitivo y la extinción de los contratos, no se ha avanzado en las negociaciones. El Banco Sabadell, que es el acreedor mayoritario, ha propuesto un ERE extintivo de veinte días por año que no se ha llevado a cabo. Bin Laden se alojó en Incosol siendo muy joven.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook