Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

RAQUEL DEL ROSARIO | Cantante

"No me gusta hablar en pasado de 'El Sueño de Morfeo', no cierro esa puerta"

"Me he quitado un poco esa coraza en la que me refugié cuando dejé de ser una persona anónima, soy menos desconfiada y más cercana"

Raquel del Rosario, en Teror.

Raquel del Rosario, en Teror. P. CASTRO

La cantante Raquel del Rosario (Teror, 1982), exvocalista del grupo asturiano "El Sueño de Morfeo", pasa unos días en su Teror natal (Gran Canaria), una localidad donde encuentra a los suyos y sus recuerdos de infancia. Recientemente ha sido nombrada hija predilecta de esta localidad.

- Hablemos de usted en profundidad. ¿Quién es Raquel del Rosario?

-Raquel del Rosario, la persona y la celebrity cada vez se han ido pareciendo más. La fama no es fácil y viene sin manual de instrucciones. Ahora me hacen gracia las letras de mis primeros discos, miro a aquella niña con cariño y le agradezco todo, incluso su mala leche, porque todo lo que ella fue me ha traído hasta aquí. Tanto personalmente como a nivel artístico, he ido haciéndome mayor, siempre aprendiendo e intentando mejorar.

- Fue componente de uno de los grupos con más tirón dentro del pop español durante una década (entre 2002 y 2013). Cuando piensa en "El Sueño de Morfeo", ¿le da nostalgia?

-No me gusta hablar en pasado de "El Sueño de Morfeo". Todo el mundo ha dado por hecho la disolución del grupo tras estos cuatro años sin noticias nuestras. Juan, David y yo seguimos siendo un equipo. No sé si volveremos a ponernos manos a la obra más tarde, más temprano o nunca. Pero esa puerta no está cerrada. Si algo hemos aprendido es que las cosas no se fuerzan, todo tiene su momento.

- ¿Cree que su paso por el Festival de Eurovisión fue el detonante de la separación del grupo?

-Tras nuestra participación en el festival hicimos una gira y en nuestros planes estaba comenzar a preparar nuevo disco una vez terminado el tour. Pero me quedé embarazada de mi primer hijo y mis prioridades cambiaron por completo.

- Recibió críticas desmesuradas. ¿Cree que fueron justas?

-Hicieron una apuesta diferente llevándonos y no funcionó. Cada uno está en su derecho de dar una opinión. Sin embargo, hemos aprendido a expresarnos desde el anonimato de las redes, dañando y ridiculizando, y ésa es la parte que me entristece. Por eso me gusta ser impecable con cada publicación que hago en las mías.

- Haga autocrítica. ¿Qué fue lo que falló en Eurovisión?

-No hay ninguna receta mágica en Eurovisión. Tu propuesta gusta o no gusta, y eso es bastante impredecible. Al margen de eso, la actuación no fue buena y los nervios me jugaron una mala pasada. Todo pasa por algo, y yo ya saqué mi aprendizaje y mi lectura de toda esa experiencia.

- ¿Repetiría experiencia?

-A día de hoy le diría que no, creo que la competición no es lo mío.

- ¿Existe posibilidad de que vuelva a reunirse "El Sueño de Morfeo"?

-Donde nada es seguro, todo es posible. ¡Quién sabe! Tal vez algún día, estamos muy unidos.

- ¿Cuál es el sueño de Raquel del Rosario?

-Actualmente, convertirme en el mejor espejo para mis hijos.

- Después de tantas experiencias vividas, tanto personales como profesionales, ¿cómo es la Raquel del Rosario actual?

-Creo que me he quitado un poco esa coraza en la que me refugié cuando dejé de ser una persona anónima, cuando veía mi vida personal expuesta en los medios. Me he convertido en una persona menos desconfiada y más cercana.

- Cuenta con un blog en la revista "Elle" en el que muestra su faceta más influencer dando consejos a sus seguidores. ¿Le gustaría pasarse al mundo de la moda dejando a un lado la música?

-Mi blog es un rinconcito donde poco a poco se ha ido creando una familia virtual. Me gusta compartir las cosas que me mueven y me gustan. La moda es una de ellas, pero también comparto reflexiones, viajes, mi pasión por la fotografía, así como un estilo de vida desde un enfoque más holístico.

- En sus redes sociales acumula un gran número de seguidores. ¿Cuál es la mejor y la peor experiencia que ha tenido en sus cuentas?

-Pues mire, me gusta cuidar mucho mis redes, y creo que he conseguido atraer ese mismo respeto. Para mí, lo bonito es compartir e interactuar, muy pocas veces he tenido alguna mala experiencia.

- Nunca ha tenido demasiada exposición en la prensa. ¿Cómo lo ha conseguido?

-Hubo un tiempo en el que después de meses de trabajo me sentaba a hablar con un periodista sobre mi nuevo disco y la entrevista acababa enfocándose a mi vida privada. Para mí fue difícil definir mi relación con la prensa, ya que por otro lado era un factor clave para acercar mi trabajo a la gente. Siempre me ha parecido injusto que alguien pueda inmortalizar un momento de tu vida privada, comercializarlo y publicarlo sin tu consentimiento. Siempre defenderé la idea de que debería ser ilegal, seas quien seas. Supongo que lo he conseguido poniendo mis límites.

- En sus redes comparte su día a día y en él están sus hijos. ¿Qué tipo de madre es: protectora, controladora, liberal o ninguna de las anteriores?

-Mi red social más activa es Instagram, ya que me apasiona la fotografía, para mí es un medio de expresión como lo es la música. Me gusta compartir momentos y lugares y mi visión de la maternidad, que es en lo que estoy completamente enfocada ahora. No sabría definirme en pocos adjetivos como madre, lo que sí he querido ser es una madre presente, sobre todo en los primeros años de sus vidas.

- ¿Qué supuso para usted la maternidad?

-La maternidad ha marcado un antes y un después en mi vida. Desde el momento en que supe que estaba embarazada, algo hizo click dentro de mí. He vivido mis embarazos y mis partos de la forma más respetuosa que he sabido conmigo misma, y con los bebés. Para mí, ser madre es un acto de entrega, es descubrir el amor sin condiciones. Los niños vienen a enseñarnos mucho. Vienen a ponernos frente a frente con nuestros miedos, es un baile vertiginoso de luces y sombras en el que estoy aprendiendo mucho. Después de diez años de discos, giras y viajes por todo el mundo, siento que ahora es tiempo para esto, lo estoy saboreando y disfrutando, ¡crecen tan rápido!

- ¿Qué le aterra del futuro?

-Intento no pensar mucho en el futuro, lo único que es 100% real y seguro es el día de hoy. Lo que me produciría lástima, con todas estas cosas que pasan últimamente, sería que el ser humano cayese en la desesperanza y dejase de creer en sí mismo.

- En uno de los comentarios que ha colgado en su blog dice que "somos responsables de nuestra propia felicidad". ¿Dónde encuentra usted la felicidad?

-Tenemos una idea idealizada de lo que es la felicidad. Para mí es un estado en el que logras aceptar y amar lo que tienes y lo que eres, simplemente fluyendo con ello. ¡Y eso no es nada fácil! (risas).

- Vive a caballo entre Los Ángeles y España. ¿No está entre sus planes de futuro volver a instalarse en España?

-De momento tengo fijada mi residencia en Los Ángeles, junto a mi marido y mis hijos. Es una ciudad que me cautivó desde el primer momento y donde disfruto mucho de la vida social con los niños. Reconozco que tengo un espíritu nómada y me cuesta la idea de echar raíces en un solo sitio. Así que, ¿quién sabe? ¡La vida da muchas vueltas!

- Hace tiempo que no oímos nada nuevo suyo. ¿Tiene algún proyecto musical en mente?

-De momento no hay nada pensado a corto plazo. Tengo ideas e ilusiones, pero hoy por hoy estoy completamente enfocada en la maternidad.

- ¿Cuál es el mejor consejo que le han dado?

-No olvides que ante todo has de ser honesta contigo misma.

- ¿Y cuál es el consejo que se daría a sí misma?

-Exactamente el mismo.

Compartir el artículo

stats