Sin palabras para explicar su emoción recibió ayer la cantante, compositora y actriz Gloria Estefan la Medalla de Oro de las Bellas Artes, acto en el que hizo gala de sus raíces asturianas y aseguró que su primer ídolo musical fue Joselito y de él las primeras canciones que entonó.

En un acto celebrado en el Teatro Real de Madrid, el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, le entregó este reconocimiento que no pudo recibir, por "causas de fuerza mayor", de manos de los reyes en el acto celebrado en el Museo Pompidou de Málaga el pasado febrero.

La cantante cubanoestadounidense, descendiente de asturianos de Vega de Poja (Siero), la recogió acompañada de su inseparable esposo, el productor Emilio Estefan, un hombre "motivador" al que lleva unida 43 años y sin el que, dijo, "no habría medalla" porque toda su exitosa carrera la han desarrollado juntos.

El ministro aludió a las raíces asturianas de Gloria Estefan -"de pequeña te caíste en la marmita de la fuerza y energía asturianas"- y la galardonada tomó el testigo recordando que su abuelo Leonardo, de Asturias, fue una de las personas más importantes en su vida y que con él descubrió en los cines a su primer ídolo musical, Joselito. "España siempre ha sido gran parte de quién soy y sigue muy viva en mi corazón. Mi primer ídolo musical fue Joselito y sus canciones la primera que canté, iba a todas sus películas con mi abuelo Leonardo y pensaba que era muy gracioso. La música de España me tocaba el corazón y ha seguido así en mí porque uno nunca se olvida de sus raíces", dijo.

Reveló que su madre, que murió el año pasado, planeaba acompañarla en la recogida de esta Medalla de Oro de las Bellas Artes, que piropeó al colgarla de su cuello Guirado con un "¡qué linda!". Después, tomándola con sus manos, dijo: "Llevo a España conmigo siempre en mi corazón, estoy muy agradecida por tanto apoyo y con esto aún más, porque es otro pedazo de España". Orgullosa madre de la cantante Emily Estefan -"ya quisiera yo cantar como canta mi niña"- y abuela de un nieto, Gloria Estefan comienza ahora unas vacaciones de una semana en España, las primeras que toma con su marido en cuatro años, y en ellas no faltarán los boquerones, una de sus comidas favoritas. "Ya los hay en Miami, pero no es lo mismo".