16 de septiembre de 2018
16.09.2018

Depredadores: Infinity War

La nueva entrega de la saga sobre el cazador alienígena, dirigida por Shane Black, parece poner las bases para una franquicia estilo Marvel

16.09.2018 | 00:00
El depredador, en una escena de la nueva entrega de la saga.

El implacable cazador alienígena conocido popularmente como Predator o Depredador, cuyo nombre real es Yautja, aterrizaba en nuestras pantallas el pasado viernes. En esta cuarta entrega en solitario -sería la sexta si contamos sus dos enfrentamientos con el Alien- el temible extraterrestre ha vuelto después de que el ratón se comiese al zorro cuando Disney finalmente compró Fox y adquirió la franquicia. Este hecho no tendría mayor trascendencia de no ser porque los planteamientos que aplica Disney a sus licencias más comerciales son de sobra conocidos, y parece que el pobre cazador espacial ha sido un trofeo más en la casa del roedor. Para hablar de esta película nada mejor que contar con la presencia del director/guionista Shane Black y el guionista Fred Dekker, quienes nos cuentan cómo trabajaron en este libreto. Dekker nos comenta: "Empezamos por sentarnos y simplemente disparar ideas. Las ideas que nos gustan más -las que se quedan- las anotamos y eventualmente les damos la forma de algo parecido a una historia. Producimos un esquema bastante detallado, y sólo entonces empezamos con el guion. Yo hice el primer tratamiento de guion, a partir de ahí nos reescribimos mutuamente, y así sucesivamente hasta dar con lo que buscamos", a lo que Black añade: "Por explicarlo más fácilmente: es como salir a jugar escarbando la arena en el jardín de tu casa, pero tras mucho escarbar al final tienes que acabar metiendo la excavadora".

Aunque Fred Dekker consta como guionista, su amistad con el director hizo que su participación fuese mucho más allá de su cometido. En sus propias palabras: "Shane sabe que soy un cineasta de corazón, y fue realmente generoso dejándome hacer sugerencias durante todo el proceso -desde el casting y el diseño de decorados a planos en particular o toques añadidos que darían vida al guion. Es como estar en el puente con el capitán y decirle '¿Qué tal si navegamos un poco hacia ese lado?' y que él te diga 'Buena idea'. Está abierto a las sugerencias de cualquiera, pero a mí me mantuvo cerca todo el tiempo, lo cual agradecí mucho". Uno de los hallazgos de "Predator" (2018) reside en que el director ha tenido en cuenta todas las películas previas -versus incluidos- para enriquecer aún más la mitología de la saga y dar una mayor sensación de estar dentro de un universo bien definido. Nos lo explica el cineasta: "Hay referencias directas al primer film y a otros títulos de la franquicia. Al ser 2018 ya se ha llegado a un punto crítico en el que las apariciones de Predators ya no son un fenómeno tan aislado como para que la gente lo ignore. Está, de hecho, haciéndose progresivamente evidente. Estamos muy cerca de decir 'Sí, esto es todo mitología. Esto ha estado pasando'. Pero teníamos que hacer algo más con Predator: teníamos que hacerlo moderno. Creo que lo que hemos hecho es más o menos tratar de conseguir un efecto diferente y tratar de expandir y agrandar ligeramente el impacto de los Predators en la Tierra. En lugar de limitarnos solo a un pequeño reparto en un entorno reducido, nos permitimos hacerlo más global".

Uno de los aspectos que más me llamaron la atención de la cinta fue el enorme parecido entre los diferentes alienígenas de esta entrega y los que se ven en el título precedente: "Predators" (2010), que es curiosamente uno de los que menos mencionan tanto la crítica como los responsables. Sobre esto Alex Litvak y Michael Finch, los guionistas de la tercera entrega, me comentaron lo siguiente: "Tenemos entendido que hay muchísimas similitudes entre ambos títulos, como personajes que se corresponden con nuestros conceptos de Predator Hound y Super Predator. Tenemos bastante curiosidad por conocer a Dekker y oír lo que tiene que decir". Por mi parte, precisamente pregunté sobre esto a Dekker: "Confieso que vi 'Predators' hace años, pero no la recuerdo bien y no revisé nada más que el primer y segundo film antes de que escribiéramos este. Llamamos a nuestro personaje 'La Actualización' y es, bastante específicamente, un espécimen hibridado que combina los rasgos de supervivencia más robustos de las más peligrosas criaturas que los Predators han cazado en el pasado. Nos pareció que sería divertido darle un nuevo giro a por qué los Predators se llevan las columnas vertebrales de sus presas; no solo como trofeos, sino para recolectar su ADN con fines científicos".

Lo que más sorprende de "Predator" (2018) es que, más que una secuela estrictamente hablando, parece un título de transición hacia una nueva franquicia de? superhéroes (sí, han leído bien). La película cambia de tono radicalmente cuando se acerca el tercer acto, pasando de ser una efectiva mezcla de ci-fi y acción con un toque de humor a transformarse en algo cada vez más parecido al MCU (Universo Compartido Marvel), culminando con la aparición de "El Increíble Predator" e "Iron Yautja", y dejando al espectador con la desangelada sensación de haber visto un tráiler que nos prepara para una nueva franquicia de superhéroes que nadie ha pedido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Lo último Lo más leído