Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los complementos que transforman los estilismos de Navidad

Un collar y un anillo que enamorarían a Audrey Hepburn, un manguito digno de la Reina de las Nieves y unos pendientes XL que suenan al clásico navideño de Mariah Carey, entre los favoritos

Broche mariposa.

Broche mariposa. GUCCI

Estas fechas tienen algo. Aunque a algunos les provocan pereza, tristeza e incluso rechazo, para muchos la Navidad es una de las épocas más mágicas del año, con decenas de citas con familia, amigos y un sinfín de motivos y emociones por los que brindar juntos. Y tanto si se es del primero como del segundo grupo, como dice la famosa Vecina Rubia en sus redes sociales, ponerle "brilli brilli" a la vida siempre es una buena idea para verla más bonita. Y, eso, el brillo, es precisamente la receta más acertada para transformar los looks que se lucirán durante estos días. Entre los favoritos: un collar y un anillo de circonitas que dejarían sin palabras a Audrey Hepburn, un manguito que haría feliz a la mismísima Reina de las Nieves y unos pendientes de cristales llenos de luz a los que la mismísima Mariah Carey les cantaría su famoso "All I want for Christmas is you" ("Todo lo que quiero por Navidad eres tú").

Está claro que en lo que a vestimenta se refiere, en estas fiestas la lentejuela es la reina. En vestidos, tops, pantalones, faldas, monos y hasta en prendas de abrigo. En el clásico plateado o en una infinidad de colores y mezclas sólo aptas para atrevidas. Pero como dijo la exdirectora de Céline -en su época todavía la "maison" francesa mantenía su tilde- Phoebe Philo: "La elegancia no consiste en llamar la atención, sino en ser recordada". Y para conseguirlo, aunque un vestido de lentejuelas puede ser una buena opción si se encuentra el que saca la mejor versión de cada una, optar por alguna pieza que ya está en el armario -un vestido negro, un traje de chaqueta masculino, una blusa y una falda a media pierna, una prenda de terciopelo?- y jugar con los complementos es uno de los grandes triunfos para brillar en Navidad.

Nadie puede negar que los diamantes levantan casi cualquier propuesta estilística, pero no son aptos para todos los bolsillos. Así que versiones como los brillantes, las circonitas o los cristales son perfectas para conseguir un efecto similar. Entre las piezas más versátiles: un collar tipo "choker", una gargantilla que baje hasta la clavícula, una pulsera sencilla o unos pendientes de tamaño XL.

Los bolsos son otro de esos ases bajo la manga que pueden dar un giro de 180 grados a un look. Uno tipo saco, pero con alguna incrustación o adorno que lo convierta en un bolso-joya, es una buena opción. También un "clutch" de pedrería, carey o estampado animal son un acierto seguro. Pero para conseguir el 10, nada como un manguito. Y si es blanco y con pedrería o piezas de porcelana, mejor. Un complemento perfecto para guardar las pertenencias y mantener las manos a salvo del frío.

Para las que prefieran un brillo más discreto, un pasador y horquilla para el pelo con cristales, un broche multicolor, un clip para poner en el calzado o unos zapatos con incrustaciones de brillos o tacones metalizados son excelentes opciones. También un collar o unos pendientes con la inicial del nombre o el apellido. Las puso de moda la citada Philo, pero las versiones se han multiplicado y existen ya para todos los gustos y bolsillos. Así que ya no hay excusa para brillar esta Navidad.

Compartir el artículo

stats