Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mar Vidal, la pionera del KonMari en Asturias

La interiorista gijonesa desarrolla proyectos de orden desde 2016: "La filosofía de Marie Kondo está cercana al budismo" - Los flashes de los fotógrafos dejan entrever el sujetador de la Reina bajo su suéter de Hugo Boss

Mar Vidal, la pionera del KonMari en Asturias

Mar Vidal, la pionera del KonMari en Asturias

"Mi nombre es Mar Vidal, soy organizadora profesional e interiorista y mi negocio, La Casa de Mar Orden y Deco". Con esta carta de presentación, la pionera en la organización profesional en el Principado y única hasta 2018 explica su labor de orientadora y formadora en diversas tareas del orden y la organización del hogar o negocio. Sale al paso de la moda de la gurú japonesa del orden, porque la Marie Kondo gijonesa lleva metida en este sector desde 2016, tanto de forma presencial como online. "Empecé añadiéndolo a mis servicios como interiorista", detalla sobre un sector del que, asegura, existe mucho desconocimiento. "Cuando digo que soy organizadora siempre me preguntan si monto eventos. Pues no". Del KonMari, el método que propugna la abanderada mundial contra el síndrome de Diógenes, Vidal aprecia una clara diferencia con nuestra filosofía de vida: "La suya está más cercana al budismo, que te obliga a parte y tomar conciencia de que pasas una puerta. Aquí no tiene mucho sentido", apunta certera.

La gijonesa aplica su propio KonMari para poner orden en vestidores y cambios de armario; despachos, papeleo doméstico y archivos personales; para atajar el desorden puntual en baños y aseos; trasteros, garajes; o para transformar espacios: cocinas, despensas y habitaciones infantiles; igualmente asesora en mudanzas, herencias, defunciones, internamientos y vaciado de casas tras cambios vitales como divorcios. "Mi objetivo es maximizar la eficiencia y eficacia en el día a día", explica. Poner el lavavajillas, picar la fruta y dejar el desayuno puesto la noche anterior, alivia en los inicios de jornada estresantes, agrega. Para dar una vuelta a las rutinas y dejar de desperdiciar tiempo en tareas que se pueden mecanizar y hacer de forma más rápida y sencilla, la gijonesa ofrece sesiones privadas, en grupo y online.

Formada en Ciencias Empresariales y Arquitectura Interior, marketing internacional, dirección financiera, fotografía y Home Staging, pasó trece años trabajando en el sector metal hasta que llegó al "mariekondismo". "Lo primero", remarca, "es reconocer que tienes un problema".

Sus sesiones de mar y orden salen por unos 30 euros la hora (25, en versión online) y una casa completa consume dos semanas de trabajo. "Los trasteros son mi pasión", reconoce. Su lema: ti-do-re-ve-de (tirar-donar-reciclar-vender o regalar). ¿Y si no es posible? "Ordenar en cajas. O el doblado que permite ver todas las prendas de un vistazo, sin apilar". En casa, dice, "todos tenemos una habitación del pánico donde no sabemos lo que hay". Adivine cuál es la suya...

Compartir el artículo

stats