El museo del antiguo campo de exterminio nazi de Auschwitz ha pedido a sus visitantes que se abstengan de hacerse posados y fotos frívolas en un recinto donde "se asesinó a un millón de personas". "Cada año nos visitan cientos de miles de personas de todo el mundo, y lamentablemente vemos cómo una parte de ellos aprovecha su recorrido por el antiguo campo de concentración para hacerse fotos en actitud frívola, sin tener en cuenta que están en un lugar donde tuvo lugar una tragedia humana", explicó la dirección del museo.