Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica / Música

"Revólver" arranca de nuevo en Gijón

La banda de Carlos Goñi ofreció un recital de temas clásicos y nuevos himnos de estilo sabinero

Carlos Goñi, sobre el escenario de la Laboral.

Carlos Goñi, sobre el escenario de la Laboral. JUAN PLAZA

La banda "Revólver" vuelve con toda su artillería a Gijón para iniciar la gira de su álbum "Básico IV", que saldrá a la venta a finales de abril. El lugar escogido según Carlos Goñi es porque "empezar la gira aquí hace que me sienta más cómodo". Quinta vez que arranca en Gijón y todo un privilegio para los fans que nunca fallan, de hecho abarrotaron el teatro sabiendo que el concierto iba para largo, porque Carlos Goñi tiene cuerda para rato y los conciertos de "Revólver" son así.

Después de una larga parrafada de bienvenida por parte de Goñi, sonó "Boulevard de los idiotas" y el clásico "Lisa y Fran" solo con guitarra y voz. Estuvieron correctas porque son buenas canciones, pero con todo el grupo suenan mejor y se notó la presión de los músicos cuando llegó "Más tequila" y "Frío de Madrid", adornada con las sutilezas del clarinete sobre el piano, empastado perfectamente con la guitarra y la base rítmica.

"Básico IV" está formado por las canciones más emblemáticas de la larga trayectoria de "Revólver", que comienza con "Básico I" -álbum que significó el primer "unplugged" de la música española- y que en 2018 celebró el vigésimo quinto aniversario desde su nacimiento. Además de las más aclamadas en los conciertos, aciertan rescatando algún tema menos frecuente, como "21 gramos", recuperada del disco de 2008 y tocada con aires nuevos. También se rescató "Eso de saber", después de diecisiete años sin volver a tocarla, un tema que no suena tanto a "Revólver" pero que tiene su aquello.

Este nuevo disco también trae dos canciones nuevas, que en el concierto fueron intercaladas entre el repertorio más exitoso. La primera "No escupas al suelo", creada por Goñi un día que se fue a un pueblo de Euskadi "a descargar un poco la mochila". Un tema intrascendente sin nada nuevo que aportar. La segunda, más original y llamada a ser un nuevo himno, es esa de estilo sabinero cuyo estribillo dice: "Olvidé nuestra canción / la que nunca se escribió / cuando en el próximo baile / mientras barren el salón / cuando ya no quede nadie / que nos amargue la tarde / queriendo ser tú y yo / cuando en el próximo baile / ahora que los dos volvemos / a dejar de ser los dos". Esta canción está muy bien construida con una armonía enriquecida, una guapa melodía y una fantástica letra. El único defecto es que está demasiado baja de tonalidad y la voz se oye forzada en graves. Un tono y medio más alto estaría perfecta.

El resto del repertorio fue a base de grandes temas como la mítica "El Dorado" y "Faro de Lisboa", que sonó más fresco; "Dentro de ti", donde el saxo se crecía con buen sonido y sugerentes fraseos, al igual que en "Black-Jack". Muy guapo el empaste entre acordeón y piano en la canción "Odio", que fue la tónica en casi todo el repertorio. Echamos de menos la voz de Luz Casal cuando gritaba aquello de "que el amor es un misterio y que importa solo a dos", en la famosa canción "Besaré el suelo", cuyo compositor es Carlos Goñi. Y es que el líder de "Revólver" se mantiene en la primera línea del pop español porque, además de ser buen músico, es capaz de crear grandes canciones, para él y para otros artistas. Un privilegio tenerlo aquí.

Compartir el artículo

stats