26 de mayo de 2019
26.05.2019

Antonio Banderas triunfa en Cannes

El surcoreano Bong Joon-ho se lleva la "Palma de Oro", a la que aspiraba Almodóvar

26.05.2019 | 00:58

El Festival de Cannes coronó ayer al intérprete español Antonio Banderas como el Mejor actor de su 72 edición por su trabajo en "Dolor y gloria", de Pedro Almodóvar. El premio, uno de los más importantes a los que puede aspirar un actor, es el más importante que ha recibido el actor malagueño, de 58 años, en su dilatada carrera.

"Eso no me lo puede quitar nadie", afirmó el actor conteniendo las lágrimas y la emoción, en el momento de recoger el premio otorgado por el jurado que presidía el cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu. Al recoger el premio, Banderas se mostró generoso con Almodóvar, un director que le conoce bien y que sabe sacar lo mejor de él, que supo rebuscar "en esa maraña de cosas que supuestamente había aprendido" durante los 22 años que no habían trabajado juntos, hasta que se reunieron para realizar "La piel que habito" (2011).

En aquel rodaje, cineasta y actor tuvieron un enfrentamiento creativo, pero tal y como confesó Banderas, al recibir el guion de "Dolor y gloria", simplemente se rindió y eliminó todas las cargas que llevaba tras más de cien películas rodadas y se tiró "de verdad al barro" para "buscar la verdad" partiendo de cero. Ese fue el trato que el intérprete hizo con Almodóvar. El resultado fue una gran interpretación, de las mejores de su ya larga carrera, que ha recibido el premio de Cannes.

El premio a Banderas fue el colofón a un buen festival para el cine español. En la víspera, Oliver Laxe y Albert Serra habían sido premiados en la sección "Un certain regard" por sus películas "Todo lo que arde" (Premio del Jurado) y "LIberté" (premio especial del jurado), respectivamente. Además, Alberto Iglesias se hizo con el premio independiente "Cannes Soundtrack", a la mejor banda sonora de las 21 películas de la sección oficial, por su composición para "Dolor y gloria".

Pese a esta buena cosecha, el festival deja un regusto amargo para el cine español después de que el propio Almodóvar se haya quedado a las puertas del premio al Mejor director, que finalmente se llevaron los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne por "Le jeune Ahmed", y especialmente de la ansiada Palma de Oro a la mejor película, que el jurado otorgó a "Parasite", el filme del surcoreano Bong Joon-ho que figuraba en todas las quinielas como el principal rival de la película española por el principal galardón del festival francés.

Tras la entrega de premios, Iñárritu defendió un palmarés que, asegura, fue fruto de un "proceso democrático" y que se apoya en criterios estrictamente cinematográficos: "Desde el principio establecí que no debía haber ninguna otra consideración. No hubo ninguna agenda ni ningún mensaje que quisiéramos expresar. El cine tiene que hablar por sí mismo", señaló el cineasta mexicano, dos veces ganador del "Oscar" al Mejor director (por "Birdman" en 2015 y "El renacido" en 2016).

El premio a Bong Joon-ho sirve además para reivindicar la calidad y creatividad de la cinematografía surcoreana, de la que han surgido estimulantes directores en los últimos años. Y también el empuje del cine asiático, que el año pasado ya resultó agraciado en el certamen con la Palma de Oro concedida a "Un asunto de familia", del japonés Hirokazu Koreeda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Lo último Lo más leído