19 de junio de 2019
19.06.2019

"Kooza" desvela sus secretos

Shiner, creador del montaje del Circo del Sol que verá Asturias, repasa un espectáculo que pone el foco en el artista

19.06.2019 | 01:01
"Kooza" desvela sus secretos

El foco en el artista, y en el centro, el movimiento, la coordinación, la respiración que acompañan a cada gesto. David Shiner, creador de "Kooza", el espectáculo con el que desembarcará el Circo del Sol en Gijón el próximo 1 de agosto, visitó ayer la ciudad para recordar sus orígenes, desgranar algunas líneas maestras del espectáculo y, aprovechando la presencia de un grupo de alumnos de la Escuela Superior de Arte Dramático (ESAD), impartir una pequeña clase de interpretación.

Shiner (Boston, 1953) es el artífice del nuevo espectáculo de la compañía, una mezcla perfecta de "circo y teatro" pero que, en esta ocasión, quiere poner de nuevo toda la atención "en el artista; es un homenaje a los orígenes del Circo del Sol, el Circo en estado puro", señaló. Porque de lo que se trata es de retomar en el espectador la sensación genuina de sorpresa, de "hacer ver que lo que parece imposible puede ser posible", sin perder de vista que "la gran responsabilidad de los artistas es la de compartir su humanidad", recalcó Shiner, para quien es "fundamental" que al final de la función "cada espectador pueda decirle a su compañero de butaca: no te conozco, pero te conozco; que sean capaces de reconocer las historias que contamos como propias".

Para ello, Shiner departió durante unos momentos con media docena de alumnos de la ESAD que están estudiando "clown". Y para ellos desveló su técnica del "samurái", la misma que aplica a sus estudiantes del teatro August Everding de Munich, donde imparte clases.

"Abrir nuestro interior, acompasar la respiración, no quedarnos solo en las palabras y en la mente, hacer un conjunto de todo para conseguir mejores efectos", desgranó ante los estudiantes, deseosos de conocer de cerca las artes de un profesional que comenzó a trabajar como carpintero pero que pronto se dio cuenta de su potencial para hacer reír a la gente.

Fue el propio Shiner quien relató a los jóvenes de la ESAD cómo empezó a trabajar en la calle en París, a principios de los años ochenta, cuando "podías actuar en cualquier sitio, delante del Pompidou, del Sacré Coeur, y no pasaba nada; no venía la Policía y nadie te prohibía hacerlo. Solo te vestías, te maquillabas y te ponías a trabajar", relató ante su auditorio.

Fue precisamente el banco de pruebas en el que se forjó para dar el salto al mundo del circo profesional, en el que estuvo trabajando con compañías alemanas y suizas hasta recalar en el Circo del Sol en 1990, con su actuación en uno de sus primeros espectáculos.

Con ellos "el circo fue cambiando, se introdujeron nuevos elementos y alta tecnología para crear grandes shows". Sin embargo, ahora buscan retomar la figura del artista sin artificios. Para ello, "Kooza" propone un recorrido de la mano del payaso "Inocente", con números de acrobacia y de payasos con un elenco de 50 personas. Una mezcla "de luz y oscuridad, que también es necesaria y resulta divertida", desveló Shiner.

El resto del guion se desvelará durante todo el mes de agosto en el Muelle de la Osa de El Musel. Una vuelta al circo original como nunca antes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook