14 de julio de 2019
14.07.2019

Los gallos asturianos dan la cara en el Nacional de rap

Gazir y Botta dejan su sello en la gran final, celebrada en Barcelona ante 25.000 personas, aunque no lograron ganar

13.07.2019 | 23:52

Botta y Gazir, los dos jóvenes raperos asturianos que competían ayer por el título nacional de Red Bull Batalla de los Gallos, la gran competición de "freestyle" del país, dejaron su sello en la gran final, celebrada ayer en el RCDE Stadium de Cornellá (Barcelona), ante 25.000 animosos espectadores. Ni el gijonés Diego Bottamino, "Botta", ni el murense Gabriel Sánchez, "Gazir", pudieron alzar el trofeo de campeón, que se llevó finalmente el alicantino Zasko Master, pero ambos dieron la cara en los cruces y dejaron huella con su descaro y su talento.

Botta fue el primero en marcar territorio, antes incluso de salir al escenario. El gijonés, que como es habitual actuó enfundado en una camiseta del Sporting, eligió enfrentarse a Blon, el gran favorito, en primera ronda.

La confrontación entre ambos echó chispas, aunque fue Blon el que se llevó el gato al agua y pasó de ronda.

Por su parte, Gazir tenía que enfrentarse a otro de los más serios aspirantes al triunfo final: Walls. El combate entre los dos era el más esperado de la primera ronda, ya que antes del inicio de la Batalla se les considerada los grandes rivales de Blon al triunfo: Walls llegaba de dulce a Barcelona, y Gazir se había impuesto por sorpresa en la final regional de Alicante a Zasko Master, revelándose como una de las grandes promesas de la improvisación patria.

En el cara a cara con Walls, Gazir dio el do de pecho y remató a su oponente con rimas como "Gazir rapea como la volea de Zidane" o "Me has escogido para que pueda humillarte; enhorabuena, ya puedes retirarte". El jurado le dio el triunfo por abultada mayoría.

En la siguiente ronda, Gazir se enfrentó a BTA, al que ya se había impuesto en Alicante. Como en aquella ocasión, el duelo entre ambos fue muy igualado, y obligó a los jueces a reclamar a los competidores hasta dos réplicas (repetición del enfrentamiento 4x4 ante un empate) hasta que, al final, tres de los cinco jueves otorgaron el triunfo a BTA, que pasó ronda no sin antes fundirse en un abrazo con el asturiano, al que reconoció su talento y la dureza con la que había competido.

"Voy a demostrar que no me puede la presión", había dicho Gazir antes de la final. Y tanto él como Botta demostraron que lo suyo es rapear a lo grande.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Lo último Lo más leído