10 de septiembre de 2019
10.09.2019
ANDY MUSCHIETTI | Director de "It: capítulo 2"

"He crecido como director, he aprendido y me divierto más"

"Pennywise aparece bajo muchos disfraces y, como ha sido derrotado, ahora está fuera de control"

10.09.2019 | 01:23
Andy Muschietti con Pennywise, interpretado por Bill Skarsgård.

El director y productor argentino Andy Muschietti, afincado en estados unidos, está detrás de las versiones cinematográficas de "It", la espeluznante novela de Stephen King. En el primer fin de semana en pantalla de la última entrega de las aventuras de Pennywise, "It: capítulo 2", ha arrasado en España, con una recaudación que ha superado los 2.6 millones de euros, y en Estados Unidos, con 91 millones de dólares, solo por detrás de la primera de la saga. "It: capítulo 2" se estrenó simultáneamente en Estados Unidos y en España, y será la última incursión en la gran pantalla del payaso asesino ideado por King. El debut de Andy Muschietti en la alta dirección cinematográfica llegó de la mano de Guillermo del Toro, con la inquietante "Mama" en 2013. Antes había dirigido cortos, incluido el que dio origen a la película producida por Del Toro. Ahora, tras tres éxitos consecutivos en el género de terror, es uno de los cineastas que más cotizan actualmente.

- Cuando estrenó "It", en 2017, ¿temió que alguna parte no funcionara? ¿cuál fue la que más te preocupó?

-La escena que más me preocupaba era el encuentro entre Georgie y Pennywise en el sumidero. Era importante que la gente se creyese al payaso. En esa primera aparición quedaría marcado si el antagonista daba miedo o no. Me resultaba muy delicado: Pennywise no es el tipo de monstruo que puedas esconder, es un monstruo que se escenifica a sí mismo como un embaucador, eso es lo que realmente es. Así son sus tácticas. El público reaccionó ante Pennywise como esperaba. Fue un alivio y quedé muy contento.

- ¿Cómo se tomó el éxito de la película? ¿Esperaba remotamente que fuese la película de terror más taquillera de la historia?

-Me impliqué mucho en el proceso, incluso a nivel emocional, hasta el punto que me costaba ver la película de una forma externa, más parecida a como lo haría un espectador. Como director, claro que uno anhela que sus películas sean un éxito y conecten con el público. Pero ¿tanto? No, es algo increíble, y me sentí muy halagado por el éxito que obtuvo.

- ¿Estaba cerrado desde el principio que la segunda parte fuese dirigida por usted o fue propuesto tras su éxito comercial, tras la primera entrega?

-La verdad es que las conversaciones internas del estudio son difíciles de saber, pero desde el segundo que llegué al estudio y les hice la propuesta de proyecto para la primera película, el estudio estuvo a bordo con mi visión de la película y mi visión futura de la segunda. Obviamente cuando hicimos la primera solo hicimos la primera, con buenos deseos para una segunda producción, pero en ningún momento el estudio dudó en que la segunda película la iba a hacer yo, al menos hasta donde yo sé.

- Ha dirigido solamente tres películas, pero progresivamente ha ido apareciendo en proyectos que cada vez le exigen más esfuerzo. ¿Ha ido notando algún cambio en usted como director?

-Bueno, más allá de las diferencias de narrativa, digamos, o de historia y personajes, yo he crecido. Aprendí mucho estos últimos diez años. La manera en la que abordé mi tercera película fue muy distinta a en la que abordé la primera. Sigo siendo el mismo, pero aprendí mucho y básicamente me divertí más. Yo soy "storyboardista" -artista de "storyboards"-, siempre fui "storyboardista", y dibujo toda la película, todas las escenas antes de filmarlas, y lo sigo haciendo, cada día, cada noche antes de llegar al set. El día antes de ir al set dibujo la escena, para venir a trabajar con la escena dibujada.

- ¿Y ya no lo hace así?

-Cada vez estoy más abierto a observar lo que sucede en el set. Y a aceptar cambios, digamos; a estar abierto a cambios que sucedan ahí. Creo que ese es internamente el camino que yo he hecho. Por un lado vengo con una idea clara de lo que va a ser la escena, pero si por alguna razón hay un factor que cambia las cosas, todo confluye en el día de rodaje, cosas que no habías planeado. Habías planeado el decorado, habías ensayado con los actores, habías hablado con el director de fotografía sobre la luz, pero no es hasta ese día, hasta el día de rodaje, cuando te das cuenta de cómo todo confluye.

- ¿Qué puede decir de la caracterización de Bill Skarsgård como Pennywise? ¿Hay algún cambio significativo?

-Ahora hemos llevado a Bill a nuevos límites. Afortunadamente contaba con su colaboración en esto y, por sorpresa, él fue aún más lejos. Pennywise aparece bajo muchos disfraces y, como fue derrotado, ahora está fuera de control. Bill logra transmitir eso y consiguió dotar al payaso de una imprevisibilidad aterradora. También he apostado por un Pennywise aún más perverso y maquiavélico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Lo último Lo más leído