31 de octubre de 2019
31.10.2019

Urdangarin, muy integrado en su primer mes de voluntariado

El director del Hogar Don Orione valora "muy positivamente" el trabajo del cuñado del Rey

31.10.2019 | 00:46
Iñaki Urdangarin.

Ha transcurrido un mes desde que el marido de la Infanta Cristina, Iñaki Urdangarin, saliera de la prisión de Brieva, en Ávila, para trabajar como voluntario en el Hogar Don Orione, en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón. Tras sus primeros días en el centro social, su director, Francisco Sánchez, ha hecho una evaluación muy positiva del cuñado de Felipe VI. "Los comentarios son siempre muy positivos, y en principio se adapta a todo lo que le digamos; normalidad como habíamos dicho en el primer día", ha declarado el responsable de Don Orione, añadiendo que "su comportamiento es positivo, para nosotros y para él. Son dos manos más, dos manos que siempre vienen bien", añadió.

El director desveló una anécdota de su primer día con Iñaki Urdangarin. "No sabíamos cómo tratarnos, entre él y yo, yo y él, y lo vimos cómo un poco engarrotado". Esa etapa ya está superada, según Francisco Sánchez. Ahora Urdangarin "se preocupa, nombra a los usuarios por su nombre y eso me parece que dice mucho de su integración".

El pasado lunes la Audiencia de Ávila desestimó el recurso de apelación planteado por la Fiscalía al auto del Juzgado de vigilancia penitenciaria número 1 de Valladolid que admitió la solicitud de Iñaki Urdangarin para salir de la cárcel de Brieva para hacer voluntariado. Las salidas fueron autorizadas para hacer voluntariado en Madrid dos días a la semana, ocho horas cada jornada -la primera de ellas, el pasado 19 de septiembre-, después de que Urdangarin solicitara la aplicación del artículo 117 del Reglamento Penitenciario.

La Fiscalía sostuvo en su recurso que ese precepto no era de aplicación al no figurar entre los requisitos legales haber cumplido la cuarta parte de la condena, después de que Urdangarin ingresara en la cárcel de Brieva el 18 de junio de 2018 para cumplir una pena de cinco años y diez meses de prisión por el "caso Noós".

En el auto, la Audiencia de Ávila dice que el artículo 117 solo fija como requisitos para que un interno clasificado en segundo grado de cumplimiento de una pena de cárcel pueda acceder a la ejecución de programas especializados que exista un perfil de baja peligrosidad social y que no haya riesgo de quebrantamiento de condena y en ningún caso exige que haya cumplido la cuarta parte de la condena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Lo último Lo más leído