La presa de Aldeadávila (Salamanca), propiedad de Iberdrola, es uno de los escenarios de la sexta entrega de "Terminator: Destino Oscuro", que se mantiene en los cines españoles desde el pasado 31 de octubre.

Esta nueva entrega supone la vuelta de James Cameron como productor para continuar la saga desde "Terminator 2: El juicio final", estrenada en 1991, y que deja atrás lo acontecido en las posteriores películas.

Además, la nueva producción está protagonizada por "los actores de más éxito de la saga", el ya habitual Arnold Schwarzenegger encarnando al mítico y letal cyborg y Linda Hamilton como Sarah Connor.

Esta instalación hidroeléctrica, enclavada en el cañón del tramo inferior del río Duero en el parque natural de Arribes del Duero a su paso por la provincia de Salamanca, con más de medio siglo a sus espaldas, cuenta con 140 metros de alto por 250 metros de ancho y es capaz de embalsar 115 hectómetros cúbicos en una superficie de 368 hectáreas, equivalente a casi 97 estadios como el Bernabéu. El rodaje en la presa, que tuvo lugar en junio de 2018, contó con la participación de cerca de doscientas personas, de las cuales una veintena pertenece a la localidad de Aldeadávila, salmantinos contratados para los preparativos de las escenas y el rodaje.

Asimismo, miembros de la plantilla de la central hidroeléctrica salmantina de Iberdrola intervinieron durante el rodaje como extras en la película de James Cameron.

Esta instalación hidroeléctrica ya ha servido de escenario principal en otras producciones cinematográficas tan reconocidas como "Doctor Zhivago".