Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

COQUE MALLA | Cantante, actúa el viernes en la Laboral

"Meter a alguien en la cárcel por una letra de una canción es algo medieval"

"Una revolución es siempre necesaria, porque hemos construido algo que no nos hace felices"

"Meter a alguien en la cárcel por una letra de una canción es algo medieval"

"Meter a alguien en la cárcel por una letra de una canción es algo medieval"

Creador de uno de los himnos al amor más bellos jamás escritos en español, el sempiterno "No puedo vivir sin ti", Coque Malla (Madrid, 1969) se sube este viernes (21.00 horas) al teatro de La Laboral donde hace años vio cantar a Patti Smith. Un concierto especial para él, pues parte de su familia es del Principado.

-¿Tiene ganas de volver a Asturias?

-Sí, muchísimas. Tengo allí parte de mi familia, así que es como mi segunda tierra, me siento como en casa. Además allí viví un gran concierto de Patti Smith con mi mujer, recién conocidos. Fue uno de los mejores conciertos de mi vida, así que para mí actuar en La Laboral es muy especial, es un sitio que recuerdo con muchísimo cariño.

-Acude con la gira "Revolución". ¿Es necesaria una?

-Sí. Una revolución siempre es necesaria. En muchos aspectos, sin caer en el pesimismo, hemos construido algo que no nos hace muy felices. Estamos muy estresados y con mucha falta de libertad y de tiempo para nosotros mismos, para disfrutar del presente. Vamos a una velocidad excesiva y sería estupendo poder pararnos. Por eso es necesaria una revolución.

-¿Y es posible?

-Me lo pregunta como si lo supiera. En el disco dejo claro que no tengo ni idea. La verdad es que soy bastante pesimista al respecto, porque a pesar de que no podamos pegarle un buen meneo a esta sociedad delirante que hemos construido, podemos encontrar momentos de placer y felicidad.

-¿A qué le escribe Coque Malla?

-Creo que a muchas cosas. Suelo mirarme dentro, soy bastante poco cronista, aunque este último disco sea el más "de crónica" que he hecho. Me suelo mirar más a mí mismo, a lo que me pasa, que coincide en un 80 por ciento con lo que le pasa al resto de la humanidad. Creo que somos cuatro cosas y en esas cuatro cosas fundamentales y profundas nos parecemos muchísimo. Aunque parezca que escriba de forma egoísta y egocéntrica, conecto con el egoísmo y el egocentrismo de los demás.

-¿Cuál es la clave para mantenerse más de tres décadas en el mundo de la música?

-¡Amigo! Si lo supiera sería multimillonario, tendría esa fórmula guardada en una caja fuerte y pediría millones de dólares por ella. No tengo ni idea. La única forma es seguir adelante como un caballo desbocado y cruzar los dedos para que pase lo mejor.

-¿Cómo ha cambiado Coque Malla desde aquel adolescente de "Los Ronaldos"?

-No tengo mucha idea, no me lo planteo y no me importa mucho. No miro hacia atrás ni me comparo con lo que era antes. Intento centrarme en el presente y mirar hacia adelante, pensando lo menos posible en el pasado, porque me da mucha pereza, incluso el pasado más feliz. Y menos comparándolo con lo presente.

-Lo que sí cambió mucho es el mundo de la música. ¿Le da miedo que un género como el de los cantautores pueda estar en vías de extinción?

-No creo que lo esté, en absoluto. Hay gente triunfando y teniendo mucho éxito hoy en día. Además, "cantautor" es una palabra muy amplia, que puede ir desde Bruce Springsteen a Marwan. Veo otros géneros más cerca de extinguirse que los cantautores.

-¿Hay algún límite para la libertad a la hora de escribir canciones?

-Yo creo que no debe haberlos. Me parece una cosa medieval y obtusa, que me alucina que ocurra. Me parece casi igual que quemar a mujeres en la hoguera por ser brujas. Meter en la cárcel a alguien por escribir una letra me parece de una estupidez y de una falta de comprensión de qué va esto del arte que me alucina. Me parece aterrador. No debe haber absolutamente ningún límite en el terreno del arte: es ficción, no hace daño a nadie. Te puede gustar o no, ofender más o menos, pero debe ser terreno absolutamente libre y salvaje, por eso es ficción.

-Hablando de ficción. ¿Alguna vez llegó a pensar que una de sus melodías podría sonar en un mitin de un partido como Vox?

-Es exagerado decir, como dicen, que fue utilizada, porque si así fuera se tomarían medidas más serias. Pero eso dio lugar a meterse un poco con ellos, porque me parece que está bien el ridiculizar las soflamas tan populistas, rancias y absurdas. Pero no utilizaron la canción, fue solo la música de fondo.

-¿Se puede hacer política con la música?

-Se puede hacer, si uno quiere, pero es una elección. Los artistas no tenemos, en absoluto, la obligación de hacer política con nuestro arte. Lo que tenemos que hacer es buenas canciones, pero no política si no queremos.

-¿Hacia dónde va su futuro?

-Pues no tengo mucha idea. Mi futuro, de momento, va a Gijón. Es el único futuro que tengo algo claro. Mucho más allá sería bastante imprudente e ilusorio anticiparlo.

Compartir el artículo

stats