Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ALBERTO JIMÉNEZ | Cantante de "Miss Caffeina", que actúan hoy en Gijón

"Nos olvidamos de las cosas importantes por mirar una pantalla"

"La magia que se crea en una sala donde todo el público ha pagado la entrada para verte a ti es muy distinta a la energía de los festivales"

Los componentes de "Miss Caffeina", con Alberto Jiménez a la derecha.

Los componentes de "Miss Caffeina", con Alberto Jiménez a la derecha.

Tras el éxito de su disco "Detroit", el grupo de rock indie "Miss Caffeina" no quiso aposentarse y optó por volver, nuevamente, a reinventarse. Así nació "Oh long Johnson", un trabajo más bailable que ahora llega a Gijón (sala Albéniz, 21.30 horas de hoy), de la mano de los Directos Vibra Mahou, en la segunda parte de su gira.

- ¿Qué van a ofrecer en el concierto?

-Es el primer concierto de la segunda parte de la gira, así que hemos cambiado bastante el repertorio. También hay canciones que hace mucho que no tocamos y hemos vuelto a tocar. Y estos conciertos tienen la peculiaridad que el público elige un tema que nunca tocamos y lo hacemos en directo.

- Hay quien dice que es su trabajo más maduro.

-No lo sé. Siempre se dice esto del último disco que sacas (se ríe). La verdad es que no tengo ni idea. Pero sí que refleja más nuestro momento actual: todos somos más mayores y espero que más maduros.

- Lo que sí es evidente es que "Miss Caffeina" no deja de reinventarse en cada disco.

-No es algo que hagamos premeditadamente, que digamos: "Venga, vamos a hacer discos con estilos diferentes". Es más algo que nos va surgiendo. Y es una sensación que nos gusta mucho, ese pensamiento de creer que somos una banda nueva en cada disco que hacemos. Es algo que nos rejuvenece bastante (se ríe).

- ¿Y no les da miedo perder a alguno de sus fans por el camino?

-Tenemos la suerte de que hay un momento en el que yo creo que el público ya espera los próximos discos para ver qué haremos. Están expectantes. Pero también habrá gente a la que les guste más nuestros primeros trabajos. El "nos gustabais más al principio" es una frase hecha bastante utilizada. Pero ahí están los discos anteriores, para que los escuchen aquellos que prefieran aquel otro "Miss Caffeina".

- En este trabajo, en concreto, incluyen ritmos urbanos.

-Sí. Ya desde el disco anterior nos estaba interesando un poco más la música de baile y electrónica. En este trabajo hemos buscado llevarlo más al límite y desarrollarlo más, llevándolo a un ritmo más pop en el que nos encontramos supercómodos, la verdad.

- En este disco dicen que buscan "desmarcarse de dinámicas absurdas de la sociedad". ¿A qué se refieren?

-Es una crítica desde dentro a ese estar pegado a la pantalla todo el rato. Nosotros estamos metidos en redes sociales, Instagram y el postureo. Más aún siendo músicos, que es la vía por la que ahora mismo sucede todo. Pero la crítica va más a pensar que quizá se nos están olvidando las cosas importantes por mirar a través de una pantalla.

- Ustedes empezaron en la época de MySpace. ¿Cómo cambió todo?

-Cuando nosotros llegamos, la industria ya estaba mal. Y la forma de reciclarse era enseñar tu música en este tipo de plataformas. Y fue lo que hicimos. Sí que es verdad que en aquella época había menos grupos, pero a través de eso empezamos a hacer pequeñas giras, hasta que conseguimos entrar en una multinacional. Es una muy buena forma de empezar para todos los que están ahora en ello.

- Es un buen altavoz, pero hay que saber cómo utilizarlo.

-Sí. Sobre todo para no exponernos demasiado. Nosotros pertenecemos a una generación en la que nos molaba mucho ver cómo los artistas mantenían un misterio. Cuando no estaban grabando un disco o de gira, no sabías lo que hacían. Ahora es excesiva toda la información que hay. No podemos dejar atrás toda esa frivolidad porque estamos rodeados de ella. La cuestión es manejarla y evitar que sea demasiada.

- Donde más cómodos se sienten es en el escenario.

-Sí. Es donde todo es más real. En el estudio disfrutamos mucho, pero lo más verdadero es tocar en directo. Ahí es donde está el público, y no hay trampa.

- ¿Y mejor en festivales?

-Son dos cosas muy diferentes y nosotros por suerte podemos hacer ambas. Pero la magia que se crea en una sala donde todo el mundo ha comprado una entrada para verte exclusivamente a ti es muy diferente a los festivales, que tienen mucha más energía y multitud. No se puede comparar.

- ¿Hacia dónde va su futuro?

-Somos planificadores y nos gusta trabajar a dos años vista, pero creo que, después de terminar esta gira en noviembre, nos tomaremos un descanso de un año, haciendo canciones y mirando a ver qué hacemos.

Compartir el artículo

stats