Ana María Aldón está exprimiendo al máximo el tiempo en familia desde que terminó "Supervivientes" y apenas se separa de su marido, José Ortega Cano. En esta ocasión, hemos visto al enamorado matrimonio en el hospital de referencia del diestro a las afueras de Madrid, donde están pasando estos días después de disfrutar de la costa gaditana durante un par de semanas.

Sonrientes, Ana María y Ortega tranquilizan acerca de su visita al centro hospitalario y aseguran que se trata de sólo una "revisión" rutinaria del viudo de Rocío Jurado y que se encuentra "muy bien".

Tras una hora escasa en el interior, el feliz matrimonio ha salido sonriente - indicativo de que todo va bien - y Ortega Cano asiente cuando le decimos que se encuentra en plena forma. Eso sí, el diestro evita hablar acerca de las afirmaciones de Terelu Campos asegurando que ve a Rocío Carrasco más desanimada que nunca. Fiel a su discreción, el padre de Gloria Camila y José Fernando no habla de la hermana de sus hijos, con quien rompió toda relación hace ya casi una década.

Ana María Aldón se derrumba: "Sufrí depresión y estuve a punto de hacer una locura"