Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LA GALERÍA

Pau Donés, hasta el último aliento

Jordi Évole conversó con el cantante poco antes de morir y sus reflexiones las recoge el documental "Eso que tú me das", que ahora se estrena en cines

Pau Donés y Jordi Évole, en una imagen de la película.

Pau Donés y Jordi Évole, en una imagen de la película.

A Pau Donés se le había despertado de nuevo el monstruo del cáncer y sabía que su historia llegaba a su fin, por lo que quería que le hicieran una entrevista, la última. Y tenía que ser Jordi Évole. Con lo que llamó al artífice de "Salvados" y le invitó a que subiera al Valle de Arán, en mayo, en plena pandemia, para grabar una conversación que le pudiera sobrevivir. El resultado es un documental, "Eso que tú me das", en el que cantante y el periodista hablan con naturalidad de la vida y la muerte. La película se estrena en 245 salas de cine.

"Cuando vean esto, yo seguramente estaré muerto", dice en un momento Donés mirando a la cámara, como en las películas en las que el protagonista sabe que va a morir porque el malo le tiene acorralado. "Pero aquí hay un bueno", dice el cantante refiriéndose a Évole, a quien le dio la enorme responsabilidad de difundir su legado. Y este aceptó, aunque tenía sus dudas: "Cuando colgué, pregunté a su doctora, Elena Élez, qué reacción tendría en los enfermos de cáncer". Y ella le dijo que Pau siempre quiso hacer una visibilización de la enfermedad. "Porque no es el primero que lo hace, pero sí en una fase en que su enfermedad se quiere ocultar, en la última", recalca.

Luego tuvo que decidir qué quería hacer con la película. "En televisión hay mucho fast food y teníamos la sensación de que debía tener una digestión más lenta", advierte. Con lo que optaron por pasarlo en los cines. "Esta película tiene un elemento emocional que favorece la experiencia comunal en una sala oscura", dice Mercedes Gamero, de Atresmedia. "Y recupera lo que es la tradición de volver a las salas", añade Évole. "Además esto nos va a permitir donar nuestra parte de la recaudación al VHIO (Vall d'Hebron Institute of Oncology). Ojalá recaudemos mucho", desea Évole.

El periodista acudió nervioso a la entrevista. Era su entrevista más difícil. "Vas sin un manual de instrucciones, nadie te ha contado lo que hay que hacer". Pero, tras el primer punto de tensión, "todo fluyó", asegura. La impresión que le produjo ver al cantante consumido por la enfermedad, pese a que estaba advertido por su doctora, fue fuerte, pero enseguida se diluyó. Cuando tras sus ojos aún muy vivos y su voz en ocasiones quebrada apareció Donés. "Eso es algo mágico", dice el periodista.

Y esa magia llega al espectador, que a los pocos minutos olvida esa dura imagen y ve a dos hombres charlando. Con el corazón encogido, porque sabe que la película que protagoniza Donés no tiene un final feliz, aunque enseguida se contagia de su serenidad. Una paz que no impide que el cantante repita irónicamente "yo no quiero morir. Ahora no me va bien", mientras rememora algunos aspectos de su vida, en la que tiene una gran importancia su familia, sobre todo su hija, Sara, de 15 años. Y en la que tiene cabida su ex, que esa mañana le había dado la medicación: "Somos familia", dice.

La montaña rusa de emociones a la que lleva esa conversación entre las cuatro paredes de la casa familiar, que tiene su epílogo en la inmensidad del paisaje aranés como fondo, pasa por la reflexión y la emoción. "Aunque Pau y yo llegamos llorados a la entrevista y esta no nos embargó", señala el periodista. Pero también hay espacio para el humor. Con momentos como cuando Évole le hace la pregunta más trascendental: "¿"Bonito' y 'Depende' son la misma canción?" o "Les puedes decir a tus haters que este es tu último disco de verdad". Évole confiesa que lo llevaban preparado para "que la charla no fuera lacrimógena y se pase muy rápido". Y cree que lo han conseguido: "Fluye muy bien".

De la conversación con un Donés, que moriría dos semanas después, Évole se queda con dos cosas. "Con la reflexión sobre el miedo y con la constante invitación a vivir".

Compartir el artículo

stats