17 de octubre de 2020
17.10.2020
La Nueva España
CRÍTICA | CINE

Yo confieso

17.10.2020 | 00:07
Bartosz Bielenia.

Antes de rodar para Neflix la notable Hater, Jan Komasa había visitado, con resultados mejor cincelados y precisos, el territorio de la impostura en Corpus Christi, la mejor película llegada a nuestras exhaustas carteleras en mucho, mucho tiempo. Pero, tratando de dos impostores, los planteamientos y los escenarios son muy distintos. Incluido el ropaje estético. Si en Hater el embaucador era un arribista que se servía de la mentira y el engaño a lo bruto para trepar en la escala social (y de paso ligarse a la rica heredera) arropado por gente con menos escrúpulos aún en el (in)mundo virtual de las redes sociales envenenadas y venenosas, en "Corpus Christi" el protagonista procede también del arroyo (más fangoso y tatuado), pero no tiene ambiciones mundanas. La suya es una huida espiritual en la que su rudimentaria religiosidad le proporcionará una oportunidad de redención fraudulenta: curiosa forma de intentar enmendar su vida delictiva cometiendo otro delito... por una buena causa. Dejando atrás el reformatorio donde la ira y el odio son el pan duro de cada día, Daniel, invadido por un deseo no del todo claro de dedicarse a Cristo, tendrá un destino fuera de la reclusión (la carpintería como metáfora cercana a lo bíblico) en el que asumirá el papel de sacerdote engañando a (casi) todo el mundo. No es que sea una idea muy original, pero los recovecos que visita Komasa lo enriquecen de forma implacable: desde el dolor colectivo por un accidente que desangró el pueblo, y su desembocadura en odio hacia quien lo causó, hasta una relación trémula y titubeante de amor apesadumbrado, pasando por las colisiones con el poderoso alcalde o el suspense de las misas y confesiones fraudulentas. Una fotografía de bella gelidez, unas interpretaciones magníficas (las miradas de Bartosz Bielenia en su vía crucis convulso e imprevisible son escalofriantes) y un desenlace de honestidad admirable en su valiente crudeza hacen de "Corpus Christi" una película tan lúcida como emotiva, tan dura como flexible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Lo último Lo más leído