Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jackie, una periodista feliz entre libros

Una editorial asturiana traduce al español un volumen que arroja nueva luz sobre la personalidad de la viuda de JFK

Rubén Cubiella.

Rubén Cubiella. CAMELOT

María José IGLESIAS

Jacqueline Lee Bouvier Kennedy-Onassis (South Hampton 1929- Nueva York 1994), siempre fascinada por las cosas bellas, habría adorado contemplar la ría de Villaviciosa desde El Puntal, aunque jamás hubiese imaginado que el libro sobre su pasión literaria, "Reading Jackie", ("Leyendo a Jackie"), de William Kuhn, ensalzado al máximo en Estados Unidos, se publicaría en español desde la editorial maliayesa Camelot, fundada por Pablo Solares.

La labor del traductor Rubén Cubiella logra ahora que millones de lectores de habla hispana descubran facetas desconocidas de la reina de América, que estudió periodismo en Vassar y Georgetown y que conoció a Kennedy cuando trabajaba como fotógrafa en Washington y se fumaba dos paquetes de cigarrillos al día. "Estoy encantado de que mi libro salga en español, Cubiella ha hecho un gran trabajo; nos comunicamos mucho por correo electrónico, incluso me enseñó un poco de historia de España y pronunciación española; realmente le importaba conseguir un equivalente idiomático en castellano de mi libro en inglés", asegura Khun desde Boston, donde reside.

Sobre Jackie Kennedy se ha escrito de todo. Ella nunca plasmó una línea sobre su vida, en cambio, se fue retratando en los casi cien libros que publicó como editora de Viking y Doubleday a lo largo de las últimas dos décadas de su vida en Nueva York. Medio mundo la consideraba la viva imagen de la elegancia y la buena educación, pero pocos conocían a aquella mujer morena y menuda que se sentaba en su despacho de Manhattan a organizar ilustraciones, o que viajaba a California para convencer a Michael Jackson de que escribiera sus memorias. Kuhn exploró la trastienda de Jackie como editora: sus encargos, sus charlas con autores y las formas en las que moldeó aquellas historias que le atraían. "Aunque Jackie amase a hombres poderosos, la verdadera pasión la sentía por los escritores", asegura Kuhn a este diario, biógrafo e historiador, autor de una novela superventas sobre la reina de Inglaterra, Isabel II, titulada "La reina se va de viaje", publicada en español en 2013. ?

"Reading Jackie" recibió un adelanto de más de medio millón de dólares. Los derechos de traducción al chino se vendieron a los pocos meses de su publicación. Kuhn es de los pocos especialistas de referencia que los medios americanos cuentan para temas relacionados con Jackie Kennedy y son habituales sus colaboraciones en periódicos. "Ella fue una primera dama perfecta y después de criar a sus hijos quiso desarrollar su carrera y eligió el negocio de los libros, donde se necesita algo de inteligencia para tener éxito", explica al autor.

Entre los autores más conocidos a los que editó se encontraban Michael Jackson, Diana Vreeland y Carly Simon, especialmente impactante fue su decisión de encargar un libro de fotografías de Marilyn Monroe, amante de su marido JFK. Kuhn estima que Jackie tenía una vida interior que no se aprecia en sus fotos en yates o vistiendo alta costura. "Probablemente estaba más feliz en casa leyendo un libro. Los cien libros que diseñó la definen. Le interesaba contar historias de mujeres porque ella también tuvo que abrirse camino en un mundo de hombres", añade el escritor. "También le gustaba el glamour del antiguo Hollywood; los modales y la historia de las cortes europeas, la danza y, como no, la moda".

Jacqueline vivió la última parte de su vida entre libros y con el empresario Maurice Tempelsman, el refugio en el que encontró la paz que no tuvo en sus dos primeros matrimonios. "Amaba a Tempelsman y él fue muy importante para ella". Kuhn no tiene duda. Jackie Kennedy, enterrada en Arlington junto a su primer marido, vivió una vida de novela con final más o menos feliz.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats