Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Letizia, el misterio que enerva a las "lenguas anabolenas"

Carlos García-Calvo desgrana de “la A a la Z” la imagen pública de una desconocida Reina de España

Letizia, en los Premios Princesa, de 2017, llegando con el Rey al Campoamor

Letizia, en los Premios Princesa, de 2017, llegando con el Rey al Campoamor

Para ser honestos, todos aquellos que pasan en España por cronistas de la Casa Real e informadores de cuanto acontece en la familia Borbón Ortiz, en lo que se refiere a la Reina Letizia(Oviedo, 1972) deberían echar mano de la célebre cita de Sócrates y admitir: solo sé que

Porque para desgracia de sus watchers o seguidores (otro término acuñado por el autor del libro), apenas se sabe nada de los gustos, aficiones y preferencias, bien sean artísticas, literarias, musicales, gastronómicas, etcétera, de la Reina. Por no saber no se sabe a ciencia cierta ni siquiera cuál es su estilismo (peinado, ropa, complementos) favorito. Porque los constantes cambios de Letizia en sus apariciones públicas -que van desde una perfecta working girl a una moderna institutriz, sin olvidar el street style, el low cost o el total look de royal con tiara y banda incluidas- llevan a todos a dudar de en qué faceta se siente ella más cómoda.

De ahí que todo lo que Carlos García-Calvo cuenta de la Reina se asiente en dimes y diretes, en historias que alguien ha contado, unos han oído y otros se hacen eco, y que corren como la pólvora en la calle. Son cuestiones, lamenta el periodista, más bien negativas (que si Letizia tiene anorexia) y tendentes a menospreciar (que si masca chicle en las recepciones en palacio o confisca los móviles de los que se acercan a sus hijas) a la monarca al proceder principalmente de las “lenguas anabolenas”, esas lenguas “alocadas y trapisondistas” llamadas así en (dudoso) honor de Ana Bolena, mujer símbolo de la maldad en España al provocar que Enrique VIII de Inglaterra echase de su lado y con malos modos a la puritana Catalina de Aragón.

La muerte sorprendió a Carlos García-Calvo este verano de forma inesperada, a los pocos días de haber enviado su libro a la editorial, así que han sido sus amigos más cercanos y mejor enterados de su pensamiento (el diseñador Lorenzo Caprile , prologuista del volumen, y la periodista Marta Robles fueron los encargados de presentarlo a principios de noviembre vía telemática) los responsables de transmitir el mensaje que hay detrás de “Letizia de la A a la Z”, que no es otro que contribuir a mejorar la imagen de la Corona y, concretamente, de la Reina. Para esto último es conocido que el periodista argentino -gran experto en moda, estilo, protocolo y joyas, y reconocido por su gran cultura y sus ricas y documentadas crónicas con empleo constante de anglicismos y galicismos- no ha ahorrado nunca en críticas, reproches y apuntes cargados de ironía y acidez.

Portada del libro

Portada del libro

Una queja del malogrado cronista va, precisamente, a lo dicho: a la falta de informadores “oficiales” de Zarzuela que pongan en su sitio a esas lenguas anabolenas y cuenten el origen de un vestido, de unos pendientes o de un peinado sin dar pábulo a elucubraciones vanas o dañiñas. Monárquico convencido, no veía bien ese afán de los “spin doctor zarzuelinos” en mostrar una monarquía low cost, cuando muchos españoles sueñan con ver “más ceremonial, más plongeons, más peinetas, mantillas y trajes de noche” en palacio. En resumen, más ambiente royal, porque -recalca García-Calvo- “lo que añoran es presumir de reina que rivalice no solo con las damas de la Casa Windsor, sino con las de otras cortes europeas”.

Es por esto por lo que la cita anual de la Reina de España en Oviedo (hay una entrada en el libro dedicada a la capital asturiana) “da la vida” a los Letizia Watchers, porque los Premios Princesa destilan “cierto glamour internacional”. Explica el escritor que es en su visita anual y fija a Asturias, en octubre, cuando la Reina estrena un par de trajes de cóctel, pero lamenta que los firme un diseñador que no disfruta de sus parabienes como es Felipe Varela, “que rara vez acierta y el resultado es decepcionante”.

En “Letizia de la A a la Z” hay mucha moda, historia y también mucho marujeo popular en base a las infinitas y variopintas leyendas que giran en torno a la monarca: lo de la anorexia, lo del anillo de boda que le compró Urdangarín, lo de que no toma azúcar ni alcohol o que sí fuma, lo del desprecio a su familia política y al resto de familias reinantes europeas, lo de los horteras cisnes de hielo de adorno en su primera boda… Todo conocido y todo, pues eso, posiblemente leyenda. O no.

Letizia es un mystique (por utilizar una expresión tan del gusto de Carlos García-Calvo), aún a estas alturas de su llegada a Zarzuela aquella tarde noche fría de noviembre de 2003. Para bien o para mal, para tristeza de sus seguidores y cabreo de sus detractores, el misterio rodea a la Reina de España en su faceta más íntima y personal. Y, quién sabe, quizás ahí resida su fortaleza.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats