Leticia Sabater ha empezado el año con lío, concretamente, por la fiesta organizada en su casa de Madrid por Nochevieja. Una celebración “prolongada y multitudinaria”. Al conocerse que el lugar es de su propiedad –ella no se ha pronunciado– se ha montado gran revuelo. La Policía multó a una veintena de personas por su participación en una reunión que incumplía todas las medidas para evitar la expansión del coronavirus.