Las plataformas audiovisuales de pago empiezan a hacer sitio en sus catálogos a la telerrealidad. Netflix está a punto de dar el paso, de la mano del productor asturiano José Velasco, fundador y presidente de iZen, que anuncia un “formato de entretenimiento, con un concepto nuevo que revolucionará el sector”. Supone una evolución de la telerrealidad, tal y como se entendía hasta ahora, siempre en abierto. Netflix ha avanzado que ese novedoso espacio se llamará “Insiders”, que se hará un cásting virtual y que habrá un premio para el ganador, de cien mil euros. “Insiders” es solo uno de los proyectos que Velasco se trae entre manos en un momento trascendental para iZen, tras la incorporación a su accionariado de la productora francesa Newen, que forma parte de uno de los grandes grupos empresariales de Francia. La segunda temporada de “El Cid”, la serie que produce para Amazon Prime, ya está cerrada; tiene en producción un thriller que anuncia que será “maravilloso”, “Memento mori”, una adaptación de una novela de César Pérez Gellida; ha adquirido los derechos de “La Ciudad de los Prodigios”, de Eduardo Mendoza, y sigue trabajando para televisiones autonómicas y nacionales. En el Reino Unido, donde iZen cuenta con tres productoras, tiene en marcha varias series y documentales. Y todo ello a pesar de las restricciones por el covid, que, entre otras cosas, dificultan las grabaciones y los rodajes.

Eduardo Mendoza, autor de “La Ciudad de los Prodigios”.

Eduardo Mendoza, autor de “La Ciudad de los Prodigios”.

La francesa Newen, que sustituye a Vocento como socio mayoritario en la junta de accionistas de iZen, es, según Velasco, “un buen socio para crecer”. De cara al futuro, no pierde de vista el mercado latinoamericano, incluso el portugués. Velasco, fundador de productoras históricas en el mercado audiovisual español como Globomedia o Zeppelin TV, revela que el acercamiento entre iZen y Newen data de hace dos años. “La empresa francesa tiene ese aire familiar, poco especulativo, es un grupo de los de antes, con un accionariado estable”, cuenta, y ese modelo de negocio les atraía. Los franceses estaban interesados por sus inversiones en Inglaterra y Escocia.

José Velasco. | LNE

“Estamos en un momento muy de cambio, con grandes movimientos de consolidación en el audiovisual. Las compañías francesas han sido muy dinámicas, tienen un ámbito regulatorio más amplio que el español y protección frente a las compañías americanas, algo que falta en España”, comenta. La forma de consumir contenidos audiovisuales se está transformando. El cambio había empezado antes de la crisis sociosanitaria pero con ella se ha acentuado. “La pandemia ha multiplicado el consumo de la televisión, ha sido un catalizador de unos cambios que se veían venir y que en unos meses han explotado”, indica. En el gran mercado audiovisual, explica, conviven empresas como Netflix, que empezó siendo un videoclub, distribuidoras como Disney o HBO y plataformas comerciales como Amazon, todas atraídas por las posibilidades de un nuevo modelo de negocio audiovisual.

“La gente sigue viendo cuatro horas de televisión al día, no en directo, pero cada día un capitulín de una serie. La tele ha dejado de ser una experiencia de relleno de horas para ser más proactiva, y de más nivel”, observa. “Esto es imparable, y la gente tiene que consumir dónde quiera y cuando quiera”, afirma, en su casa o en el cine.

“España, desde el punto de vista creativo y de generación de contenidos de éxito está en el top tres mundial, detrás de Estados Unidos e Inglaterra, y en un tiempo cortísimo. Muchas series españolas son hitos en otros países que no tienen el español como lengua vehicular”, afirma. “Debería haber más productoras nacionales con proyección internacional, esa carencia es muy grave”, advierte. “Falta visión política y económica. Estamos jugando al regate corto cuando lo que tenemos entre manos es el futuro de la industria cultural. Eso es importante no solo para nosotros sino también para las futuras generaciones”, advierte.

“Asturias tiene una gran oportunidad”, afirma, con un paisaje envidiable y equipamientos. Cuenta que los ejecutivos de Newen, a los que José Velasco invitó a Asturias, quedaron sorprendidos por las posibilidades de la región, que está a menos de dos horas de París en avión. “Animo al Ejecutivo asturiano a que empuje este sector”, añadió, y a que aproveche los fondos europeos para ello. “Hay mucho talento asturiano que está deseando volver a su tierra”, asegura.