En el ojo del huracán mediático desde que la Fiscalía Anticorrupción se querelló contra él por el presunto cobro de comisiones exageradas en la compra de material sanitario para Madrid al inicio de la pandemia, Luis Medina intenta continuar con su vida a la espera de su declaración ante el juez el próximo 25 de abril.

Acusado de los delitos de estafa agravada, falsedad documental y blanqueo de capitales, el empresario asegura que se encuentra "bien" y que "no le queda otra" que confiar en la justicia. "Absolutamente, no hay nada ilegal, con lo cual estoy tranquilo. No he hecho nada malo. Espero que así lo entienda el juez" añade, reiterando su inocencia.

Tan sincero como en cada una de sus apariciones desde que se conoció la querella de Anticorrupción el pasado miércoles, Luis confirma que han embargado todos sus bienes pero puntualiza que "no están confiscados". "Puedo seguir usándolos" explica.

A falta de dos semanas para declarar ante el juez, el Marqués de Villalba confiesa que todavía no ha preparado su estrategia legal con sus abogados, pero admite que "habrá que prepararlo" y coincide con José Luis Martínez Almeida en que su imputación podría tratarse de una trama de la izquierda para desestabilizar al Ayuntamiento de Madrid: "Hombre claro, es raro todo, pero ahí en ese sentido no quiero posicionarme".

Además, y saliendo al paso de los rumores de que su hermano Rafael Medina y su cuñada, Laura Vecino, estarían muy disgustados con este escándalo, Luis desvela que todo está "bien", tanto con ellos como con su madre, Naty Abascal, y asegura que "hablo con ellos todos los días y bien, dentro del momento que están viviendo también ellos". "Ellos no sabían nada en absoluto de esto y cada uno es responsable de sus actos", ha apuntado, dejando claro que su familia está al margen de sus negocios.

"A mí el foco mediático no me está haciendo daño gracias a Dios" reconoce, revelando que lo que más le "molesta" de todo es el daño que este asunto pueda estar haciendo a su madre y a su hermano, que le apoyan totalmente en estos duros momentos.

Por último, Luis ha querido desmarcarse de Alberto Luceño, dejando claro que "no es mi socio". "Yo no tengo ningún socio, le conozco de haber hecho alguna operación en el pasado pero ni es amigo mío ni socio mío".