Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Alonso cambia de trazada

El piloto se muda de Lugano a Mónaco mientras prepara su próximo desembarco en Aston Martin

Fernando Alonso, en el reciente Gran Premio de Hungría. | Efe

Para lograr adelantar en la Fórmula 1, suele ser necesario cambiar de trazada. Renunciar al giro ideal, al recorrido óptimo, para encontrar el hueco desde el que lanzar el ataque al coche que va delante. Fernando Alonso, cuya voracidad en las pistas no conoce límites, está en pleno verano de cambios encaminados a lograr su gran objetivo tras su retorno al Gran Circo, que no es otro que volver a ganar. Cualquier cambio, cualquier riesgo, es bienvenido si eso permite ganar esas preciosas décimas, esas pulgadas que diría Oliver Stone (por boca de Al Pacino), que le permitan acercarse al podio, al champán y quién sabe, acaso al tercer título con el que empataría su leyenda con la de Ayrton Senna, el ídolo eterno. Ese objetivo le ha llevado, en un cambio inesperado (aunque prometedor), a mudar el azul Alpine por el verde Aston Martin. El proyecto que lidera Lawrence Stroll, aún en fase de maduración, da al asturiano tres poderosas bazas que la casa francesa le negó: galones (para ser el indiscutido número uno del equipo), ambición (con una inversión in crescendo que se traduce en fichajes rutilantes en el apartado técnico y en unas instalaciones en construcción que prometen ser revolucionarias) y tiempo (en la forma de un contrato multianual). Razones para un cambio. Pero Alonso, siempre en busca de la excelencia, no se ha quedado ahí. En una muestra de su entrega a la causa, el asturiano se ha mudado desde su apacible residencia en la idílica Lugano, en Suiza, hasta Mónaco, un lugar íntimamente unido a la Fórmula 1, y en el que residen muchos pilotos. El ovetense reveló el cambio en una reciente entrevista con "Forbes", en la que se destaca que "casi todos los pilotos" de la Fórmula 1 "viven en Mónaco, de modo que viajan todos en el mismo avión a los campeonatos, desde el aeropuerto de Niza". Entre tanto cambio, no obstante, Alonso disfruta de una tranquila y discreta vida personal, con una relación asentada con la periodista austriaca Andrea Schlager, y mantiene una coordenada inmutable que es Asturias, su auténtico Norte y el lugar al que retorna entre batalla y batalla.

Compartir el artículo

stats